[Fanzine] “Manifiesto Antiadultista”

Unx compañerx de la Distribuidora Anarquista Polaris escribió y editó este fanzine, con un texto donde reflexiona sobre lo que conocemos como adultocracia o adultismo, es decir, la jerarquía social por la cual una persona cobra más prestigio, importancia o se le presta más atención o se la tiene más en cuenta por el mero hecho de ser una persona “adulta”, asumiendo de antemano que tiene más razón, experiencia en el campo tratado o voz que otras menores.

Lxs compas enviaron el fanzine por correo, acompañado de una síntesis que dejo a continuación junto a los enlaces para su descarga o lectura online:

————————-

“Yo sé más que tú, que he vivido más años”, “respeta a tus mayores”, “obedece que soy tu padre/madre”… Este tipo de argumentos parten de un esquema de razonamiento que otorga al sujeto mayor en edad una posición de autoridad frente a otros más jóvenes, amparándose en diferentes criterios y sistemas arbitrarios que, juntos, construyen lo que conocemos como “etarismo” (la discriminación entre lxs individuxs basada en su edad) o adultocracia.

Somos conscientes de que las personas evolucionan con el tiempo, experimentando diferentes cambios en su conducta que se van manifestando a lo largo de su vida, marcando puntos de inflexión. Sin embargo, rechazamos la idea de que la edad sea un factor a tener en cuenta a la hora de valorar las aportaciones o actos de una persona a un campo o tema determinado, en la medida en que son las vivencias las que marcan realmente dicho valor, y éstas no se definen por la edad, sino por el contexto de la persona en cuestión (por ejemplo, hay niñxs que por circunstancias vivieron muchas más experiencias que muchxs adultxs y conocen mejor ciertos terrenos, y podrían explicarle a muchxs mayores cosas que no comprenden, del mismo modo que muchxs adultxs pueden enseñar muchas cosas que otrxs desconocemos).

Además, el etarismo nos afecta también en el momento en el que supone una limitación, una jerarquía más de la que desembarazarnos. Muchas veces con la mejor de las intenciones, vemos y experimentamos cómo desde las cátedras de la pedagogía y la educación se diseñan modelos que alejan a lxs niñxs de su desarrollo, entregando éste a una serie de instituciones burocráticas que reproducen la lógica de profesional – cliente y aplican métodos homogéneos que no prestan la menor atención a las cualidades y desventajas de cada unx. Controlar los juegos de lxs niñxs, decidir por ellxs, intervenir para redirigir su comportamiento cuando éste se aleja de la Norma, sobreprotegerlos, amenazar con castigos si no cumplen las exigencias dadas… Nosotrxs creemos que de esta forma no creamos personas autónomas y con criterio, sino seres obedientes y sin criterios que se parecen demasiado a robots programados. Pensamos que para acabar con ésto es necesario romper con estos modelos y crear otras maneras de socializarnos y de relacionarnos, donde todxs aprendamos de todxs y las falacias ad-hominem no sean una constante para relegar a lxs más pequeñxs, que son, al fin y al cabo, quienes aun conservan un poco de magia en sus días, llenos de pasión y de sueños, y aun no totalmente colonizados por la mercancía, la avaricia y la apatía de este lúgubre y gris mundo.

El siguiente libelo, escrito y editado por un compañero de nuestro proyecto, hace un análisis de los esquemas adultócratas que rigen la sociedad en la que vivimos, y abarca tanto el ámbito relacional como otros espacios y momentos de nuestra cotidianidad donde encontramos diferentes discriminaciones y regulaciones de edad que consideramos aleatorias o carentes de sentido. Pretendemos con ésto contribuir a un debate y a una propuesta al mismo tiempo. La de aprender, de nuevo, a relacionarnos entre nosotrxs. Asumir que no somos perfectxs, que nuestras experiencias no hacen de nosotrxs maestrxs ni amxs, sino personas sabias, y dicha sabiduría no debería servirnos para competir, sino ser colectivizada y empleada para ayudarnos entre nosotrxs y derrumbar los muros artificiales que nos separan y enfrentan.

Para evitar las connotaciones sexistas implícitas en nuestro lenguaje, el compañero optó por un lenguaje inclusivo, neutralizando el género de las palabras que incluyen a sujetos masculinos y femeninas, en vez de hacer el plural de ambos géneros en masculino, invisibilizando a las segundas. Es común el uso de las “x” por ejemplo para decir “compañerxs”, cuando hablamos de compañeros y compañeras, pero a muchas personas ésto les dificulta la lectura y además la “x” no es legible, lo que complica que ese cambio pueda reflejarse en nuestro habla oral. Por estos motivos, y al no existir un consenso claro en nuestro colectivo sobre si usar “x” o “e” (quien esto escribe prefiere utilizar la “x” mientras que el compañero escritor tdel fanzine opta por la “e”), hay dos versiones, una con el inclusivo hecho con la “e” y otra con el inclusivo en “x”.

Para descargar o leer online, pincha en los enlaces siguientes:

Manifiesto con E en el género neutro
Manifiesto con X en el género neutro

This entry was posted in Fanzines y Revistas, Noticias, Noticias y comunicados, Publicaciones and tagged , , , . Bookmark the permalink.