Italia – Resumen y conclusiones del campamento feminista contra la reproducción artificial y el mundo que la hace necesaria

A continuación sigue una crónica, extraída de Contra Toda Nocividad, de lo que fue el campamento feminista contra la reproducción artificial y el sistema que la hace necesaria, celebrado en Cecciole di Ramiseto, en Italia, entre los pasados días 22 y 24 de junio.

———————————–

El campamento que tuvo lugar del 22 al 24 de junio de 2018 en Cecciole di Ramiseto es la primera iniciativa feminista contra las tecnologías de reproducción artificial con una especificidad antitecnológica, ecológica y antiespecista.

Una iniciativa muy importante que esperamos enriquezca e influya en el debate actual, un debate que enciende el útero en el alquiler, pero en el que la ausencia eterna es la crítica de la Procreación Médicamente Asistida y la ingeniería genética.

Fue organizado por un grupo de mujeres con diferentes antecedentes políticos: lesbianas, feministas, anarquistas, ecologistas, antiespecistas. Todos conscientes de lo que está en juego y el alcance de las tecnologías de reproducción.

Ya no es posible mirar mientras se explotan los cuerpos de las mujeres en nombre de la libertad, un poco como cuando nos hacen elegir entre una planta nuclear y un gasoducto. Siempre hay razones en juego, que a veces se vuelven arcoiris y otras veces verdes, pero estas son las razones para la otra parte. Es hora de tirar las máscaras y dejar de producir ambigüedades que solo conducen a la confusión y al contenido de algunos lemas. Este primer momento de reflexión se ha propuesto para ir en la dirección del desarrollo de una crítica radical y un camino de oposición desde abajo que cada uno de los participantes puede declinar según sus especificidades.
Comenzamos con Giovanna Camertoni y un salto al pasado para aprender sobre la valiosa contribución del conocimiento y la resistencia desarrollada por el feminismo “de las raíces”, al comienzo de estas tecnologías con la experiencia de la red feminista radical internacional FINNRAGE, continuando la noche con un video sobre la Rote Zora, una red de grupos feministas y lesbianas activas desde los años 70 hasta los 90 en Alemania, contra la ingeniería genética y las tecnologías reproductivas.

Laura Corradi echó un vistazo a las consecuencias sobre la salud de las mujeres y las niñas / las tecnologías reproductivas, rompiendo la visión que considera las máquinas y los cuerpos que pueden descomponerse, interconectando la salud a una dimensión global.

Junto con Marie-Jo Bonnet se reflejó en la maternidad simbólica como una alternativa feminista a las tecnologías de la procreación que, presentadas como un progreso inevitable, abren la puerta a un enorme poder sobre la maternidad. Nos preguntamos algunas preguntas sobre lo que significa, después de los logros del feminismo, este retorno de la fuerza de la ideología de la maternidad, más específicamente, a las lesbianas y si la dimensión emancipadora del feminismo no es probable que desaparezca detrás de estas tecnologías. Se PMA como el punto de la crítica feminista de la reproducción asistida débil como muchas feministas que se oponen al GPA PMA creen que no presenta los mismos peligros y que se puede abrir a las parejas de lesbianas y mujeres solteras se identifica, sin poner en peligro las conquistas del feminismo.

Junto con Silvia Guerini ha puesto atención a las consecuencias de la división y la fragmentación del proceso de la concepción, la percepción de los cuerpos separables de los procesos tecnológicos que manipulan a los vivos, y la intrínseca transhumanista eugenesia ideología en las técnicas de reproducción.

Cristiana Pivetti a partir de la cría de animales, la ciencia encaminada a perfeccionar las características de otros animales para adaptar sus cuerpos cada vez más a las necesidades del actual sistema de producción en masa, ha alcanzado las tecnologías para la reproducción humana. Ambos, partes de una explotación única, ponen de manifiesto la necesidad de un camino inseparable que vincule la liberación humana y otros animales.

Finalmente, tres intervenciones para volver a poner el cuerpo en el centro.

Daniela Pellegrini ha criticado el proceso tecnológico a partir de la teoría del “plural relativo”: un respeto por la vida y la materia existente que puede reemplazar la manipulación por la observación, el contacto, la escucha y el aprendizaje. Para salir del paradigma masculino-céntrico del contexto predatorio actual que no tiene límite a la posesión y la explotación.

Luisa Vicinelli con ‘ ‘ecofeminismo’ matriarcal se ha centrado en los estudios modernos matriarcales y su definición del matriarcado, poniendo de relieve el carácter sagrado de la naturaleza y la simbiosis con el territorio en las sociedades matriarcales, el concepto de la medicina y, más ampliamente, de la ciencia en la figura del chamán.

Una contribución de Angela Giuffrida fue leída sobre la reificación del cuerpo en el sistema de pensamiento dominante, su asimilación a la máquina y el resultado inevitable en la tecnocracia. Sobre la internalización forzada de este sistema por parte de las mujeres, que a veces se traduce en un apoyo abierto a su propia opresión. Por una centralidad del cuerpo pensante femenino y las posibilidades concretas de emerger del diseño existencial masculino mortal.

La asamblea final subrayó la importancia de ver cómo estas tecnologías invierten ante todo los cuerpos femeninos que se convierten en verdaderos laboratorios vivientes para la realización de las transformaciones de la humanidad entera y de toda la vida. un ejemplo que puede extraerse de las luchas de contextos ecologistas radicales para crear caminos de oposición a las tecnologías reproductivas y la idea del mundo que aportan.

This entry was posted in Acciones, Noticias, Noticias y comunicados and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.