La Distribuidora Anarquista Polaris traduce y edita “Convirtiendo la Sobriedad en un Arma” (Flower Bomb)

Desde la Distribuidora Anarquista Polaris (Pontevedra) acaban de traducir y publicar este nuevo material, una traducción del texto originalmente titulado “Weaponizing Sobriety: Feral Anarchy Against Intoxication Culture” (Convirtiendo la Sobriedad en un Arma: Anarquía Feral Contra la Cultura de la Intoxicación), texto firmado por Flower Bomb y editado originalmente por la distri y editora anarquista estadounidense Warzone. Os dejamos con los enlaces de descarga y el texto introductorio.

Para leer online/descargar:

—————————-

“En esta cultura automatizada, nos hemos acostumbrado a vernos como simples máquinas para operar: agregar el producto químico apropiado a la ecuación para conseguir el resultado deseado. En nuestra búsqueda de la salud, la felicidad, el sentido de la vida, hemos corrido de una panacea a otra -viagra, vitamina C, vodka – en vez de acercarnos a nuestras vidas holísticamente y dirigir nuestros problemas hacia sus raíces sociales y económicas. Esta lógica orientada al producto es la base de nuestra alienada sociedad de consumo: ¡Sin consumir no podemos vivir! Intentamos comprar la relajación, la comunidad, la autoestima ¡ahora incluso el éxtasis viene en una píldora!”

– Anarquía y Alcohol (Colectivo CrimethINC.)

En la sociedad en la que vivimos es difícil no sentir una necesidad constante y creciente de apagar nuestros sentidos o, al menos, de apartarlos de todos aquellos pensamientos que nos saturan la cabeza y el corazón. Deudas, jornadas de trabajo extenuantes o alienantes, interacciones vacías o superfluas, falta de motivación, apatía, estímulos repetitivos, ocio programado que nos aleja en lugar de llevarnos a acercarnos, falta total de una conexión emocional o física con nuestro entorno (cada vez más apartades de la naturaleza y sus sensaciones, sonidos, ciclos…) y con el resto de personas que nos rodean (cada vez más inmerses en una sociedad que construye sus vínculos mediante aplicaciones de mensajería instantánea pero teme mirarse a los ojos), y la frustración permanente de una existencia pasiva donde la única satisfacción a la que se nos permite aspirar parece ser la que proporciona el placer efímero y momentáneo de las actividades relacionadas con el consumo y la ostentación (que ya sean de sustancias psicoactivas, objetos y mercancías muertas o de cuerpos, relaciones líquidas o “emociones fuertes”, siempre dejan tras de sí un gran vacío), dibujan los contornos de una vida insoportable. Es comprensible entonces que haya personas que busquen desesperadamente una escapatoria, aunque sea breve, diversión, alteraciones en su sistema nervioso o en su actividad cerebral, cualquier cosa con tal de evadirse momentáneamente de esta fúnebre monotonía. No podemos juzgarles y desde luego rechazamos aquellos discursos que culpan a las personas por sus adicciones o por sus miedos, por su incapacidad para lidiar sobrias con tanta presión o por su vulnerabilidad ante el bombardeo de imágenes y mensajes que nos incitan compulsivamente a entregarnos a una u otra distracción o foco de alienación. Además, entendemos que cada persona escapa a sus ansiedades y a su desesperación como buenamente puede y no somos nadie para juzgar ni queremos asumir el rol de jueces. En lugar de éso, preferimos canalizar nuestras energías hacia otras cosas más positivas como cuestionar nuestros propios hábitos y dependencias, y armar la crítica para ayudar(nos) a recapacitar y a pensar en el tipo de comunidades que estamos construyendo, las cadenas que nosotres mismes reforzamos, y las alternativas que existen.

Lo que aquí presentamos es un aporte más en esa dirección, que hemos traducido del texto en inglés publicado por les compañeres de Warzone, editora anarquista de los EE.UU., afín a la ecología radical y la ética antiespecista, y que cuenta con varios textos editados sobre la lucha contra la cultura de la intoxicación desde una perspectiva revolucionaria y libertaria. La intención con esta publicación, repetimos, no es hacer que nadie se sienta juzgade, sino aportar ideas y herramientas para la crítica, útiles para quien desee cuestionarse este tipo de cadenas y continuar avanzando hacia la liberación total.

Queremos la destrucción de un mundo injusto basado en la explotación de muches para el beneficio de unes poques, y que primero nos roba la sabiduría y las bases para entender nuestro sufrimiento o nuestras necesidades vitales o emocionales y luego nos hace sentirnos culpables por los efectos que tiene sobre nuestra salud física y mental la mierda de vida que sus grises estructuras nos obligan a llevar, para rematarnos intoxicándonos con sus drogas, sus psicofármacos y su narcisismo multimedia.

Queremos ver ardiendo las ciudades que nos entristecen y deshumanizan, las fábricas que convierten en humo los bosques y montañas y que nos roban el agua, la tierra o el aire limpio para que podamos seguir teniendo absurdas comodidades tecnológicas que no nos hacen felices, las prisiones que encierran a quienes se rebelan contra su norma o contra su moral, las infraestructuras que hacen funcionar toda su maquinaria. Para eso, necesitamos una mente despejada y unas manos inquietas. Cada une a nuestro ritmo y bajo nuestras propias dinámicas y responsabilidades, esperamos avanzar, juntes o por separado, hacia esta meta, aliándonos en las complicidades, en la rabia y en los afectos contra este sistema que sólo nos deja dos opciones a elegir: anestesiarnos o morir.

Porque no hay droga más adictiva que la adrenalina de la acción, armemos nuestras negaciones. Que se extienda la revuelta.

Distribuidora Anarquista Polaris
Noviembre 2018

This entry was posted in Fanzines y Revistas, Publicaciones and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.