[Texto] Tensión vegana, por La Colectividad

respecta a terraRecojo de Regeneración Libertaria la siguiente reflexión firmada por La Colectividad, y que aporta algunos interrogantes necesarios y de vital importancia a la hora de adoptar un estilo de vida vegano y unos planteamientos antiespecistas en nuestras vidas pero sin perder de vista unos principios antiautoritarios y otras cuestiones importantes, como el impacto ambiental masivo del que nuestros «productos veganos» no están en absoluto exentos, seamos francos, y que también generan una serie de problemas que causan innumerables muertes y sufrimiento tanto a los animales no-humanos que viven en las regiones sobreexplotadas como a lxs propixs animales humanxs, que padecen las consecuencias de dicho impacto en forma de sequías, escasez y contaminación del agua, del aire y del suelo.

Porque sí, defendemos el veganismo y su viabilidad, y lo respaldamos como un estilo de vida y una ética coherentes con las ideas anarquistas (y desde mi punto de vista incluso diría que inseparable de las mismas), pero es muy fácil (y muy contradictorio) que como anarquistas sólo aspiremos a extender un modelo de veganismo urbanita y basado en el consumo ciego de productos en los que sólo parece importar muchas veces el hecho de que no contengan ingredientes obtenidos de la explotación/matanza de animales, olvidándonos de cuestiones como la procedencia de dichos productos, el modo en que han sido producidos o elaborados, y la manera en que han llegado hasta la estantería de la tienda donde los hemos adquirido.

Sin querer hacer gala de ningún purismo hipócrita (yo mismo vivo en una ciudad y dependo todavía en gran medida de esos circuitos tan viciados que estoy criticando), me parece fundamental reflexionar sobre las alternativas de las que disponemos ya o que podemos ir poniendo en marcha, desde el recicle de toda la comida desechada por supermercados y fruterías diariamente sólo porque no presenta un aspecto apetitoso para el público o porque le falta poco para «caducar», hasta los huertos urbanos o en sus periferias, la repoblación rural responsable etc.

———————————————

Nota a les lectores: Algún día de estos me decidiré a escribir mi opinión sobre por qué el veganismo es la dieta más consecuente para con el anarquismo. Sin embargo, hoy se me empeña meter el dedo en la llaga donde más nos duele a les veganes: el medio ambiente y el impacto que nuestra actividad humana tiene sobre éste. Como ni soy biólogo, ni médico, ni nutricionista, ni tan siquiera entiendo mucho de ciencias del medio ambiente—más allá de eso que llamamos “conocimiento popular”—aviso a les lectores que aquí no habrá ni datos reveladores, ni números impactantes. Me limito a dar una impresión personal de lo que se le ha ocurrido a mi propia ignorancia a lo largo de ciertos años en contacto con veganes del mundo.

Lo primero que une piensa cuando se introduce al veganismo es que está dando un paso importante en su vida. Una dieta libre de sufrimiento animal es consecuente con las ideas anarquistas, y la consecuencia que pueda existir entre palabras y acciones es siempre placentera. Sin embargo, a medida que une se familiariza con el veganismo se empieza a dar cuenta que hay ciertas cosas que ya no cuadran tanto con otras ideas que podamos tener como anarquistas responsables. Lo primero que a mí, particularmente, me llamó la atención fueron lo que en mi entorno llamamos “productos estrella veganos”, que vienen a ser el tofu, la quinoa, y el seitán. Si me llamaron la atención no fue por sabor o nombre, sino por su procedencia—¡y precio! No sé en vuestras localidades, pero en los sitios en los que he vivido yo estos productos son de difícil acceso, monetariamente hablando, para la gran inmensa mayoría de personas.

Pero este artículo no tiene que ver con la mercantilización capitalista del veganismo—ni sobre los precios abusivos de las “tiendas orgánicas” que explotan las responsables decisiones de les veganes para forrarse a base de tofu, quinoa, y seitán. Esto tiene que ver con lo que escribía más arriba de la “procedencia” de estos productos. Y es que pocos “productos estrella” se producen localmente donde se consumen mayoritariamente, sino que se producen en países donde la mano de trabajo es barata, donde la ley facilita la explotación intensiva, y donde la destrucción del medio ambiente importa poco a las élites del cotarro. Pero ya sean “productos estrella” o no, lo cierto es que casi todo lo que les veganes—y no veganes—consumimos viene de países lejanos, más “baratos”, y más explotados.

Dejando de lado la crítica al capitalismo explotador, me quiero centrar en el “viaje” de estos productos alimentarios. Un “viaje” que, al menos a mí, me produce cierta tensión mental. Resulta que para comer sano—es decir, para llevar una vida alimentaria saludable—, sin sufrimiento animal—que es muy importante—tengo que adquirir productos que viajen miles y miles de kilómetros en el medio de transporte que sea, contaminando en su “viaje” y añadiendo así, con mi supuesta responsabilidad, más daño al planeta y su futuro ecológico. En mi entorno hemos intentado buscar alternativas a esta tensión, y son bastante sencillas de encontrar: adquirir productos locales que no tengan que “viajar” tanto. No es cuestión de poner banderas a lo que adquirimos, sino de reducir al máximo posible nuestra huella ecológica. No obstante, no siempre es sencillo adquirir productos locales, ni siempre se produce todo lo que necesitas de manera local. A esto se le ha de añadir la dificultad regional: en algunas regiones el mercado se habrá especializado en ciertas cosas, dependiendo de las importancias para las demás.

¿Y qué debe hacer el vegane responsable ante esto? No tengo la respuesta definitiva, pero sí que sé que ésta pasa por reducir la adquisición de productos importados—con lo que también se estaría reduciendo el apoyo a la explotación humana en muchos casos. Supongo que todo termina siendo una crítica al sistema capitalista ya más que globalizado. Y sobre todo al consumismo frenético al que nos enseñan desde pequeñes. Recuerdo aquella mesa redonda en la que una persona, ya de cierta edad, decía que la “modernidad” había mejorado mucho su vida. Ahora, decía ella, podía comer frutas exóticas que hace años no podría ni soñar con ellas. Y yo me preguntaba: ¿qué tipo de mejora a tu vida aporta el hecho de poder comer aguacates, mangos, o frutas de la pasión?

Lo del tofu, la quinoa, y el seitán creo que sigue una lógica un tanto distinta. Si les veganes tiramos de estos productos es por su valor nutricional alto en proteínas. Pero volvemos a las mismas: ¿no podemos encontrar otras fuentes de proteínas que no impliquen “viajar” miles de kilómetros? Tal vez sea imposible. Tal vez no. O tal vez sea hora de empezar a cultivar nosotres mismes lo que necesitemos. Pero si así lo hacemos, ¿qué impacto tendrá sobre el equilibrio ecológico de nuestra región?—como dije, yo de estos asuntos soy bastante ignorante.

Sea como sea hay tensión. Y la tensión, si no se resuelve, suele acabar mal.

La Colectividad

This entry was posted in Noticias y comunicados, Textos and tagged , , , , . Bookmark the permalink.