[Texto] «Vais a desalojar un Centro Social Okupado. Carta abierta a los miembros de Marea», por A Cona da Bernarda (A Coruña)

A continuación, sigue un escrito recogido del blog A Irmandade da Costa y que reflexiona sobre la amenaza de desalojo que pende sobre el CSO A Insumisa de A Coruña.

Decir que el escrito se dirige a las autoridades del «Hay-untamiento» de A Coruña, actualmente en manos de una de esas formaciones que presumen de ser «partidos del cambio», que incluso están formados, como en el caso de A Coruña, por personas que no hace tantos años también liberaban espacios de la especulación y de la autoridad para albergar en ellos cultura, lucha de base y alternativas gestionadas en común, pero que, a la hora de la verdad, parecen ceder, igual que el resto, al suculento aroma del papel de los billetes y de las papeletas electorales, optando por traicionar todos sus principios, su pasado, sus propias arengas de tiempos pretéritos, para convertirse en lo que un día dijeron despreciar y combatir. Estos «ilustres» traidores, que en algunos casos aun se atreven a colgarse medallitas «revolucionarias», y todo su atrezzo socialdemócrata, se escudan ahora en que las órdenes esta vez vienen desde el gobierno central, que la culpa «es del PP», y que ellos, pobrecitos, han sido empujados a la incómoda tesitura de tener que decidir si desalojan para no decepcionar a quienes les prometen el cielo o si, por el contrario, se posicionan del lado de aquelles cuya voz en campaña electoral presumían de representar. Sin embargo, su atrevido cinismo obvia el hecho de que la decisión definitiva es suya, como suya fue en su momento la decisión de pasar a integrar mecanismos de suplantación («representación») democrática cuya naturaleza, como todo el mundo sabe, es de hecho radicalmente contraria a cualquier fórmula de solidaridad, apoyo mutuo, horizontalidad, trabajo en equipo y autonomía.

Bueno, debo rectificar. Les he llamado traidores. Pero la traición lleva implícita una confianza previa y, seamos francos, ¿quién puede confiar ya a estas alturas en partícipes de la política profesional? Sí, exacto, habéis hecho lo que se esperaría de vosotres, el problema es de quién a estas alturas se sorprenda todavía de que después del show demagógico de turno durante la campaña, un partido político izquierdista rompa todas sus promesas y contradiga todas sus afirmaciones para correr a recoger el verdadero motivo de su ingreso en las instituciones, el dinero, los votos, el poder. ¿No es acaso lo que lleva pasando toda la vida? Todo era verdad, todo era cierto. No habéis traicionado a nadie más que a vosotres mismes, y quizá eso sea lo más vergonzoso de todo.

Muerte a la socialdemocracia y a los partidos «del cambio». Sois el enemigo.
Ninguna concesión, ningún diálogo, ninguna disculpa a los enemigos de la libertad, sean del color que sean, vengan de donde vengan.
¡Okupación significa Ataque!

———————————————–

Xulio Ferreiro, el alcalde del cambio de Coruña, vuestro alcalde, ha dicho públicamente que no descarta usar ninguna vía para desalojar el Centro Social Okupado A Insumisa.

Tras un paripé de reunión abierta y pública en la que vosotros, “A Marea”, en un alarde de cinismo sin parangón, pretendisteis vendernos un proyecto municipal que plagia el actual programa y funcionamiento de la okupa, solo que bajo gestión municipal. Osea, que el ayuntamiento supuestamente pretende hacer lo que ya se está desarrollando de forma autogestionada y completamente gratuita para el bolsillo ciudadano, pero de manera jerárquica y con un enorme costo para el erario público. Habláis de diálogo, pero la decisión ya está tomada: eso es un “trágala”.

No nos engañemos, vais a desalojar la okupa. Toda esta patraña que estáis montando no es más que vuestra campaña mediática. Un burdo y patético intento de justificar el recurso a la represión más descarada. Son las palabras vacías tras las que se esconde una declaración de guerra. La intoxicación infame que precede la acción bélica. Hueca demagogia populista que justifica vuestra infamia.

No os escondáis tras la retórica barata del partido dialogante. Vais a erradicar, a destruir… a desalojar un Centro Social Okupado. Un espacio, libre, autónomo y autogestionario fruto de la autoorganización popular asamblearia. Vosotros vais a firmar la orden. Sí, vosotros, vais a reprimir por la fuerza y por las armas a los movimientos sociales y contestatarios. Sois la represión, es así, no hay vuelta de hoja. Estáis detrás de las porras y las pistolas, sois la mano que aprieta el gatillo. Aunque detrás de vosotros también haya manos oscuras, aunque os hayan obligado, aunque solo seáis los siervos del sistema que os empuja a vender vuestros principios por un puñado de votos.

¡Enhorabuena! Ya está, lo conseguisteis, ya sois el poder. En el futuro nadie podrá acusaros otra vez de antisistema, ¡al fin sois claramente pro sistema! La casta mentirosa, cínica, egoísta y represora contra la que decíais luchar. Vais a graduaros con honores como auténticos políticos, con todo el nauseabundo acervo de infamia, traición, oportunismo y cobardía que de ese término se pudiera derivar. Entraréis con pleno derecho y matrícula “cum laude” en el selecto club de los represores, del uno por ciento, de los que manejan, los que mandan, los que cortan el bacalao. Por fin podréis aparecer en el popular slogan “Psoe, Marea, PP a mesma merda é”. ¡Qué honor!

¡Pero no os preocupéis! Toda traición tiene su recompensa, hasta la traición a tus ideales. Esta, además, está especialmente remunerada con mucho más que treinta míseras monedas de plata. Puede que ahora moleste un poco en la conciencia, pero luego curte para el camino de profesional de la mentira, la manipulación y el latrocinio. Es un pequeño precio que hay que pagar para ser un miembro de pleno derecho del poder y del sistema. Es como la prueba de fuego de los gángster norteamericanos, hay que matar a alguien para pertenecer a la banda. Pues aquí lo mismo: para pertenecer al sistema tienes que reprimir a los rebeldes, disparar contra aquello que amenace la lógica del poder. Cuando lo hayáis hecho, cuando hayáis pasado la prueba de fuego que, como bien dijisteis vosotros en su momento, os ha preparado el P.P.; entonces ya podréis sentaros todos a la misma mesa, como buenos colegas de trabajo, a repartiros el pastel.

No nos vengáis llorando con que es una trampa del Partido Popular. Por supuesto que fueron ellos los que os pusieron en la tesitura del desalojo o la pérdida de jugosas subvenciones. Claro que han intentado poneros en una dicotomía que os perjudicase en sus dos vertientes, pero no nos engañemos, vosotros sois dueños de vuestras propias decisiones. ¿O es que sois títeres de oscuras manos con anillos de oro?

Y encima nos intentáis vender una agresión “manu militari” contra la autoorganización popular y el movimiento asambleario como si fuera un triunfo de la ciudadanía. No tenéis vergüenza en presentarlo como una de las “iniciativas más importantes de este mandato, que busca darle un lugar a la gente joven del que carece en esta ciudad (??) y recuperar un espacio público con garantías de que siga siendo publico”.

¡Esto ya es como para mear y no echar gota! ¿No se os pudre la boca bajo el peso corrosivo y venenoso de tanta mentira? Supongo que os costará aguantar la risa en público cuando pretendéis hacer pasar la destrucción armada de un espacio autónomo y asambleario como una conquista popular dialogada y tolerante. Y aún por encima hablando de “recuperar espacios” y de “darle lugar a la gente” cuando, a parte de ser exactamente lo que la okupa está haciendo ahora mismo, se trata de una usurpación maliciosa del lenguaje y el discurso de todo un movimiento al que ya no pertenecéis.

Lo que vais a hacer es desalojar un Centro Social Autogestionado que lleva más de un año ofreciendo espacio, cultura, deporte y activismo alternativo a toda la ciudad de forma libre, autónoma, gratuita y participativa. ¡Y aún por encima copiando el discurso y el programa! Por favor, dejad ya de marear la perdiz. Estáis desfilando al paso de la oca hacia la derecha más descarnada, os estáis precipitado a la carrera hacia vuestra completa asimilación.

¿Sabéis la verdad? No me sorprende. Cuando elegisteis el camino de la política profesional ya sabía que tardes o temprano acabaríais aquí. El sistema lo tiene todo atado y bien atado. La única incógnita era como reaccionaríais vosotros a nivel individual cuando llegara este momento. Sí, vosotros, qué antes decíais pertenecer a los movimientos sociales, a la autonomía, a la izquierda contestataria… a la lucha. Me preguntaba que haríais cuando las fuerzas ocultas del sistema os obligaran a empuñar la pistola de liquidar utopías. Vuestro partido estaba claro lo que iba a hacer, al fin y al cabo es un partido: un ente depredador que solo busca perpetuarse, crecer y multiplicarse. Cómo un virus. Como el Alien de la película. Su instinto superlativo de supervivencia le permite pasar por encima de cualquier cosa en su búsqueda psicopática del poder. La aritmética electoral ha decido el desalojo. La incógnita era cuánta gente se sumaría al coro de la infamia y cuánta bajará del carro antes de cruzar el rubicón represivo y totalitario. Cuantos obrarán conforme a su conciencia y cuantos, por un puñado de votos, estarán dispuestos a traicionar sus ideales y su pasado.

La pregunta es cuantos de los que creyeron en vosotros, incluyendo alguno que se consideraba libertario, va a tragar semejantes ruedas de molino. Cuántos van a justificar mansamente vuestro comportamiento y cuántos van a decir “ya basta, se acabó, hasta aquí podíamos llegar”.

Seguro que habrá gente que, en un alarde de doblepensar orwelliano, corearan con vosotros que la guerra es la paz, que la mentira es la verdad y que la esclavitud es la libertad. Habrá quien se empeñe en seguir justificándoos, como ya lo han hecho con todas las traiciones e ineptitudes de vuestro mandato. Pero, ¿qué será lo siguiente? ¿Alguna pequeña corruptela sin importancia? ¿Un insignificante desfalco del erario público? ¿Quizás un robo descarado? Porque la de enchufar afines en puestos y carguitos hace tiempo que lo practicáis sin ningún tipo de complejo.

Quizás consigáis engañar a parte de la Coruña. Quizás logreis criminalizar a los okupas, mano a mano con la prensa del régimen y la subdelegación del gobierno. Sabéis bien como hacerlo. Pero a la gente consciente de Coruña y del mundo entero nos encontrareis enfrente. Vosotros habéis escogido vuestro lado de la barricada, nosotros siempre hemos tenido claro cuál era el nuestro: el de los que luchan, el de los de abajo. Nunca nos movimos de allí. Vosotros ahora tenéis nuevos y poderosos aliados, tenéis las armas, tenéis la ley… nosotros tenemos la razón, el coraje y la honestidad de haceros frente y de luchar. Contra la injusticia, por la libertad, en la búsqueda de un mundo mejor. Se acabaron las medias tintas, se han caído las caretas, es hora de posicionarse. Ahora sois el poder, nosotros seguimos siendo los que lo combaten. Con alegría, con coraje, con amor, con dignidad.

Lo dijimos siempre: ¡Desalojos son disturbios!

¡De derrota en derrota hasta la victoria final!
¡Nos vemos en la calle!

-A cona da Bernarda

This entry was posted in Textos and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.