Grecia – Reivindicación de responsabilidad por el ataque contra la policía en Exarchia

Sigue a continuación la traducción que realizamos de la versión en inglés (recogida del blog de nuestres hermanes de 325) de un comunicado tomando responsabilidad política por el ataque con molotovs, piedras y palos contra el puesto de guardia policial que se encuentra en los límites del barrio de Exarchia, en Atenas. El ataque pretende ser un anticipo a las protestas, un año más, en memoria del anarquista Alexandros Grigoropoulos, al cumplirse 10 años de su asesinato a manos de la policía del Estado griego.

——————————–

En la tarde del 4 de diciembre hicimos nuestro ataque contra el control policial en la frontera de Exarchia en la calle Voulgaroktonou. Llegamos con palos y botellas llameantes, y en cuanto nos vieron cundió el pánico inmediatamente y empezaron a correr pidiendo ayuda a gritos. Golpeamos con el miedo en sus corazones y con los palos en sus cabezas, el fuego engulló al menos a dos policías y al menos un coche patrulla fue quemado. Les cazamos y nos aseguramos de que fuese una noche para recordar. También robamos algo de su equipamiento (porras, escudos, cascos). Cuando nos fuimos, la calle había cambiado su carácter, transformada de una silenciosa calle del suburbio con un puesto de control policial a un campo de batalla, un sitio de victoria. Ellos también sangran, y podemos hacer que lo hagan.

La misma noche, el Estado y sus bocazas informaron de que había habido un ataque leve y habitual sin daños ni heridos. Escondieron la acción en vez de publicitarla para la propaganda represiva porque nuestra acción fue un ejemplo y un éxito. Cuando les golpeamos y ganamos, tienen que hacer todo lo posible por esconder ésto como una imposibilidad, que están compuestos de personas, que tienen debilidades. También ocultan nuestra acción debido al aniversario del asesinato de Alexis, como una forma de amortiguar nuestro impulso y aislar nuestra acción. Si no pueden cambiar la realidad de nuestra victoria entonces intentan cambiar lo que se dice. Pueden creer que pueden evitar la caída de su mundo mediante el silencio, pero esto es una expresión de su colapso. Estamos aquí para grabar su lápida.

El gobierno también nos acusó de ser de la mafia. Esto es parte del programa de SYRIZA de criminalizar continuamente la insurrección como un intento de aislar y mistificar nuestra respuesta directa a la guerra estatal y económica. Esto también se ve dentro del movimiento, por parte de aquelles que colaboran con el Estado, excluyendo los disturbios y llamándonos hooligans autoindulgentes.

Los chivatos del movimiento que intentan hacer de nuestras pasiones, deseos y estrategias revolucionarias algo ajeno a nosotres abren la puerta trasera a la represión. Diez años después del asesinato de nuestro compañero y de la subsiguiente revuelta, continuamos luchando en la venganza y en el amor, porque nuestra lucha crea mientras destruye. 2008, nuestra acción de ayer, y todo lo intermedio, no fueron suficiente. En estos momentos de ruptura ganamos el éxtasis de nuestro poder colectivo, el poder de alterar nuestras calles, nuestras vidas y nuestro mundo. Lo único que lamentamos es que no hicimos lo suficiente. Son estos momentos los que cambian el mundo: la planificación cuando nuestras ideas fueron fantasías fluidas, los momentos justo antes de la ansiedad, el entusiasmo y el aburrimiento, la calma y la belleza del presente de la acción, la reflexión y la proyección de después donde sentimos que nuestro próximo paso tendría que ser el todo. Debemos continuar hasta llegar a la anarquía.

Estamos en todas partes donde hay una lucha contra la autoridad, somos una semilla en un bosque en llamas. En nuestros corazones se encuentran las insurrecciones que siguieron a la revuelta de Alexis, que se extendieron por todo el norte de África y Oriente Medio. Estas revueltas fueron dominadas por las dictaduras, la teocracia y el poder militar del capital, pero todavía sentimo su pulso en nuestras manos cada vez que nos rebelamos. En nuestros corazones están les que luchan en los Estados Unidos, que se rebelan dentro y fuera del sistema de prisiones masivas. En nuestros corazones están les que combaten el ascenso del fascismo a nivel mundial (Estados Unidos, Europa, Brasil, etc.). En nuestros corazones están les migrantes y les solidaries que destruyen estas líneas nacionales recientes que intentan dividir nuestra lucha en Grecia y en todas partes. En nuestros corazones están les anarquistas que luchan contra el Estado en Rusia como Mikhail Zhlobitsky, quien bombardeó la oficina de FSB en Archangelsk el 31 de octubre. En nuestros corazones están les que construyen y defienden los espacios liberados en Francia. En nuestros corazones está la mujer argelina asesinada en París por una granada de gas. En nuestro corazón están las luchas indígenas y les compañeros asesinades en América Latina. Alexis vive en todas estas luchas, mientras luchemos, él nunca morirá. Humildemente añadimos un ataque más a la lista.

Muerte a los jefes, muerte a la policía, muerte al capital.

La anarquía vive.

– Algunes de les que participaron en el ataque

This entry was posted in Acciones, Noticias, Noticias y comunicados and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.