Contribución al Encuentro en Memoria de Sebastián Oversluij (Santiago de Chile, 23 de diciembre)

La semana pasada, compañeres de Chile se pusieron en contacto por mail para comentar que se encontraban preparando una actividad para conmemorar la memoria del compañero anarquista, nihilista, y vegan straight-edge Sebastián Oversluij Seguel, “Pelao Angry”, al cumplirse 5 años desde que fue asesinado a balazos por un miserable segurata que guardaba la riqueza de los ricos en la sucursal de BancoEstado que el Angry se disponía a expropiar en la comuna de Pudahuel, la mañana del 11 de diciembre de 2013. En ese mismo correo, les compas proponían escribir y enviar alguna contribución para su lectura durante dicho evento, a lo que accedimos con mucho gusto y sintiéndonos honrades de poder hacer nuestro aporte a una actividad que recuerda a un compañero con el cual sentimos una fuerte afinidad que, aunque no le conociésemos, hemos podido experimentar leyendo sus textos, escuchando su música, y conociendo sus acciones. A continuación sigue el escrito que enviamos.

:::

Desde el Estado español, saludamos antes de nada a les compas que levantaron la actividad conmemorativa por el Angry, a un nuevo aniversario de su muerte en acción cuando intentaba expropiar uno de los templos del Capital. El ruido de la ráfaga que le asesinó despertó nuevos sentimientos de rabiosa tristeza que recorrieron el globo, desatando acciones de venganza, actividades en su memoria, y que inspiraron a más individues y grupos que desde la ofensiva o no, volvieron a tomar aliento para continuar en este difícil camino. Nosotres no conocimos a Angry, ni tampoco conocemos el contexto político y social del territorio chileno donde él se desarrolló, vivió y luchó. No obstante, retumban en nosotres el valor, la determinación y el compromiso coherente que demostró con su última acción, y también sentimos afinidad con sus palabras, su música con la banda de rap Palabras En Conflicto la cual conocemos y nos gusta y con sus dibujos y gestos, aportes que marcan su trayectoria de ofensiva, sintiéndonos honrades de poder participar en esta actividad aportando el presente escrito.

Nos han pedido que escribamos algo sobre el contexto del anarquismo en los territorios dominados por el Estado español. No obstante, siendo sinceres, nosotres no nos sentimos legitimades para tal tarea, puesto que no conocemos a fondo el contexto concreto de muchos lugares del Estado, y otros los conocemos de manera parcial, efímera o en todo caso, desde un enfoque que parte de nuestra valoración, de nuestra subjetividad y de nuestros propios procesos, afinidades, preferencias, con lo que hemos decidido hacer una valoración general que, repetimos, parte de nuestras propias valoraciones personales, sin que deba tomarse como una razón absoluta o que pretendemos hablar por otres compañeres que, quizá, tengan otro punto de vista y algo que decir al respecto.

Para nosotres, el movimiento anarquista en el Estado español es difícil de valorar como un “todo”, ya que hablamos de un territorio geográfico donde coexisten realidades distintas marcadas por una diversidad política y social que, mientras que en aspectos generales comparte problemáticas de base (las mismas que se comparten con otros muchos países en este mundo de la globalización de la miseria), también mantiene al mismo tiempo una serie de particularidades que distinguen cada contexto, con lo que no podemos valorar del mismo modo ese espacio antiautoritario en Madrid, que en Galiza, que en Catalunya o Euskal Herria, ya que ni la situación es la misma, ni se han dado los mismos escenarios de conflicto ni las mismas tensiones, ni la represión ha actuado del mismo modo en las últimas décadas. Sin embargo, podemos hablar de un contexto, en general, que aunque ha sabido mantenerse firme en los últimos años, contraatacando con solidaridad, redes de apoyo y prácticas ofensivas a las operaciones represivas que todes conocemos (Columna, Pandora, Piñata, Ice, la represión a compañeres en huelgas y manifestaciones, represión a activistas culturales como la compañía teatral Títeres desde Abajo, represión al activismo en redes sociales, la reciente represión a anarquistas por su participación en las protestas contra el G20 en Hamburgo en el verano de 2017…), se ha visto muy tocado y ha menguado en gran medida su capacidad. La intensidad del conflicto (por nuestra parte) también experimentó un bajón con respecto a momentos anteriores, lo que no significa que les anarquistas no hayamos sabido responder con fuerza a distintas agresiones como desalojos, ataques fascistas, detenciones etc. que han fortalecido, lejos de conseguir debilitar, los lazos y la determinación de muches compañeres. Es importante apuntar que la represión en el Estado español es muy dura, con unos tribunales herederos directos del franquismo y que castiga hasta las acciones más sencillas y “leves” con la posibilidad real de entrar varios años a prisión sin juicio por cualquier motivo (y a veces sin necesitar siquiera un “motivo” más allá de habernos declarado conscientemente enemigas del Estado), y que además estrecha cada vez más su cerco, actualizando sus leyes y mejorando sus estrategias gracias a la cooperación internacional entre maderos que permite la “comunidad europea”. También es importante señalar el crecimiento lento pero significativo que han experimentado los grupos neonazis, fascistas y la extrema derecha en los últimos años, con nuevos partidos fascistas haciéndose cada vez más sitio en la política institucional y con un nuevo rostro caritativo para los mismos bravucones nazis de siempre, lo que por desgracia les ha permitido ganarse la simpatía de una parte de la población que, desesperada por la escasez, cede ante cualquier limosna que esos bastardos les puedan dar, incluso si lleva consigo un discurso racista de “ayuda al necesitado siempre que sea español y blanco”. Las agresiones neonazis también han aumentado en estos años a consecuencia de ésto (en algunos casos estando a punto de asesinar compañeres) y las leyes avanzan cada vez más a un escenario descaradamente filofascista. Un contexto, de todas maneras, comparable al de otras regiones europeas, y consecuencia de la coyuntura social y económica que padecemos.

Por suerte, una cosa está clara y es que ante la adversidad, continúan aflorando iniciativas de lucha que mantienen el pulso y continúan planteando la posibilidad de llevar el conflicto a otros puntos, y por eso merece la pena seguir adelante. Okupaciones de edificios para vivir o conspirar en centros sociales se levantan de los escombros de cada desalojo, el fuego y los martillos destrozan las inmobiliarias y los bancos en las luchas contra la gentrificación, los golpes represivos se responden con nuevos ataques e iniciativas que transforman el miedo en impulsos, nacen proyectos editoriales para entrenar la crítica y también hay una buena conexión con algunas luchas sociales (luchas por la vivienda, contra la gentrificación, luchas de solidaridad con personas migrantes…) y con la lucha de muchas personas presas que aunque no entrasen a prisión por “motivos políticos” (nosotres pensamos que todas las personas presas son presas políticas, pues las razones por las que se producen los delitos también lo son, aunque eso no significa que todas merezcan nuestra solidaridad) sí están librando luchas muy dignas contra los abusos y malos tratos que sufren, con huelgas de hambre colectivas y otras formas de protesta. Además, se dan cada vez más nuevos espacios de debate que introducen perspectivas interesantes sobre la necesidad de conectar distintas luchas parciales (feminismos, antiespecismo, liberación de la tierra, antipsiquiatría, enfoques decoloniales…) dentro de un proyecto multiforme que las abarque todas desde un enfoque contundente y claro: Destruir la dominación, adopte la forma que adopte. Si bien algunas formas de llevar a cabo este propósito quizá no sean las acertadas, el camino, desde nuestro punto de vista, es el correcto, luchando por apartar esas resistencias de la recuperación institucional o izquierdista a la que muches “agentes dobles” pretenden arrastrarlas, y permitiendo incluir nuevos debates y miradas que inviten a deconstruir nuestros propios privilegios y a afilar más armas y herramientas para la revuelta, abriendo nuevos frentes contra elementos reaccionarios no desde una posición mesiánica ni tampoco desde la función de “misioneros piadosos” que “ayudan al débil”, sino con la convicción de que el único modo de destruir una sociedad basada en la dominación es asegurarnos de que nosotres mismes no nos convertimos también en opresores, y de que hasta que todes seamos libres, nadie lo será realmente.

Con este propósito claro, seguimos caminando, cada une en nuestras propias iniciativas, con nuestras propias subjetividades y afinidades, entendiendo que nuestros conflictos entre nosotres y nuestras propias equivocaciones son también parte del recorrido. Volvemos a decirlo por tercera vez, éste es nuestro propio modo de ver las cosas, a una escala general y sin pararnos demasiado a analizar las particularidades de cada escenario de una manera un poco más concreta. Por supuesto, otres compañeres podrían contradecirnos, y de hecho, creemos que sería genial que así fuera para alimentar el debate.

Desde algún lugar del Estado español hasta Chile, enviamos saludos y un fuerte abrazo para todes les compas presentes en la actividad. No queremos terminar sin aprovechar para enviar saludos (que confiamos en que puedan recibir) a la compañera Tamara Sol, quien vengó al Angry, a Joaquín García, a los prisioneros subversivos del Caso Security aun en prisión Marcelo Villarroel y Juan Aliste, al compañero Juan Flores, y a todes les compañeres que continúan en las mazmorras chilenas.

Angry, Mauri, Jhonny Cariqueo, Matías Catrileo, Claudia López, Camilo Catrillanca, y aquelles cuyos nombres e historias no conocemos pero que también cayeron luchando por un mundo sin amos ni esclavos, también están presentes con nosotres.

La Rebelión de las Palabras
Proyecto Virtual de Contrainformación Anarquista

This entry was posted in Textos and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.