Acabando ya con la polémica tóxica con Respuestas «Veganas»

Hace unos días daba difusión a un comunicado señalando a un individuo que desde hace algún tiempo se dedica a “difundir” el veganismo y las ideas antiespecistas, pero de un modo “peculiar”, faltando gravemente al respeto a muchxs compañerxs y perpetuando distintas opresiones mientras habla de “igualdad”. Dicho comunicado, aunque por consenso fue sin firmar (preferimos que nadie se lo adjudicase por considerar que representa a un amplio espectro de compañerxs que también han mostrado su repulsa a las actitudes de este tío), fue redactado por mí y por otrxs compañerxs afines y colaboradores que prefieren mantenerse en el anonimato, pero que aportaron ideas, reflexiones, así como las capturas de pantalla que acompañan al texto (yo no tengo cuenta en Twitter -ni en ninguna otra red social- para sacar tales pantallazos o seguir la actitud de una cuenta determinada).

Hoy, aunque no era nuestra intención en un principio continuar con la polémica, nos hemos enterado de que el sujeto nos había respondido con una torpe réplica publicada en su página web y en su Twitter, y tras hablarlo hemos decidido faltar a nuestra palabra y responder de nuevo, siendo ésta la definitiva y garantizando que a partir de ahora ignoraremos a este individuo, pues pensamos que seguir dando importancia a sus chorradas es contraproducente porque le permitirá continuar victimizándose además de otorgarle esa atención y esa «fama» virtual que tanto pide a gritos.

Siendo consciente de que un blog contrainformativo serio no debería ser espacio para estas polémicas tan ridículas, me/nos pareció y nos sigue pareciendo importante aprovechar estos espacios para poner al descubierto esta clase de hechos, tratando así de prevenir que personas que gozan de un cierto «protagonismo» dentro de la difusión y visibilidad de algunas luchas (en este caso el antiespecismo) pero que actúan perpetuando opresiones y faltando gravemente al respeto a multitud de compañerxs, y perpetuando con ello el status quo existente al no hacer la menor autocrítica, puedan seguir ensuciando y sembrando la confusión y el germen de la dominación en las luchas que supuestamente presumen de representar.

No obstante, no volverá a ocurrir, y mis/nuestras pronunciaciones al respecto de este ser concluyen aquí.

————————————————-

«Y vuelvo a aclarar que cuando digo «feministas lerdas» no sólo me refiero a feministas mujeres, pues dentro de ese 99% hay feministas hombres que defendemos la no discriminación y el respeto a los derechos de las mujeres, así como también debe ocurrir con los hombres y con cualquier humano (y persona).»

No existen los feministas hombres. Un hombre no puede ser feminista pues ha sido educado para ser un opresor, y su papel no es el de formar parte de una lucha contra las consecuencias de su propia interiorización del Patriarcado, desautorizando como un impostor el papel de la mujer en la búsqueda de su propia emancipación de dicha opresión, sino revisar los privilegios que la cultura patriarcal le otorga y eliminar aquellas actitudes y comportamientos que perjudican a las mujeres y reproducen la opresión patriarcal y la cultura misógina.

«Aquí lo que ocurre es que estas personas pretenden imponer intelectualmente unos postulados totalmente erróneos de una determinada ideología y hacerlos pasar como «lo obvio» en los debates, pero ahora no voy a hablar de eso.»

Tu ignorancia sí que es obvia…

«Es asqueroso cómo esta/s persona/s considera/n éticamente incorrecto proteger el derecho a la salud/vida de quienes no son humanos en santuarios, y que en su lugar defiendan dejarles «libres por ahí» y olvidarse (o ser caritativos/solidarios si nos apetece), una idea que con matices comparten el anarquismo y el liberalismo, y que rechaza el socialismo, el cual defiende que se debe obligar a no hacer sufrir y no matar por omisión a las personas, usando para ello una autoridad que cobre impuestos, expropie y confisque para redistribuir la riqueza de manera ordenada y para proteger los derechos humanos y no humanos. Actualmente vivimos en sociedades que son una mezcla de ideologías, pero en la que cada grupo ideológico presiona para imponer sus normas.»

¿Perdón? No consideramos éticamente incorrecto proteger el «derecho a la salud/vida» de los animales en santuarios, y de hecho estamos totalmente a favor de la existencia de santuarios (actualmente y como medio necesario, nunca como un fin) y colaboramos con alguno que otro, pero entender los santuarios como un fin en sí mismo es absurdo, pues eso no es liberar, es construir jaulas más grandes. Hablas de derecho a la salud/vida, pero también tienen derecho a la salud/vida los animales sintientes y pensantes carnívoros, ¿qué harás con ellos? 🙂 Tu mundo feliz no tiene base alguna, y además de ignorar por completo el equilibrio de los ecosistemas y el impacto que tendría tu hipócrita utopía animalista, te atreves a comparar el anarquismo con el liberalismo (madre mía…). Nos gustaría (en realidad no) que nos digas UN EJEMPLO, UNO, en la historia, en que una autoridad determinada efectuase de hecho un reparto justo/ordenado, y no haya derivado en nuevas formas de opresión y dominación que reprodujeron los mismos esquemas de desigualdad anteriores. Dudo que puedas, tal ejemplo no existe. Por otro lado, una cosa es oponernos a que la opresión especista se reemplace por una tutela donde los animales siguen sin ser libres en base a que unes humanes creen que es «por su bien», mientras privan a otros animales del bienestar al desajustar y poner en serio peligro el propio equilibrio de la biosfera y la supervivencia del planeta, basándose en hipócritas consideraciones morales que nada tienen que ver con la perspectiva antiespecista. Otra muy distinta, es plantear modelos organizativos para las personas humanas que permitan acabar con la opresión y dejar a la naturaleza seguir su curso, como es necesario. Otros, sin embargo, vivís en mundos de fantasía donde los animales deben ser «superprotegidos» y la humanidad debe gozar del derecho a decidir por otros animales y a imponerles un destino decidido de antemano, basado en lo que a ti te parece mejor, sin tener en consideración lo demás. Tú debes ser de eses «iluminades» que pretenden extinguir las especies carnívoras para «acabar con el sufrimiento» ignorando el hecho de que todos los seres formamos parte de un equilibrio que debe ser cuidado y respetado porque su alteración nos afecta a TODES de manera devastadora, como hemos podido comprobar con el impacto ambiental causado por la especie humana desde que empezó a imponer su dominio sobre este planeta y sus demás habitantes hasta la actualidad.

«Resulta que algunas personas me insultan llamándome «neoliberal», «clasista» y otros insultos por inventarme la cifra del 99% y no puedo defenderme diciendo que «hay mucho trastorno» porque eso es «capacitista». Es un hecho de que hay comportamientos que son el reflejo de un trastorno, que pasarían desapercibidos si no fueran perjudiciales para las demás personas. Decir que «intereses iguales no deben ser considerados por igual» es un trastorno.»

Un trastorno necesita de un diagnóstico, unos síntomas y un estudio clínico previo (o bien de la maquiavélica fabulación de algún traficante de drogas legales -farmacéuticas- sin escrúpulos, como el caso del supuesto TDAH). En cualquier caso, ¿nos puedes indicar dónde se afirma tu teoría en términos clínicos, por favor? Denominar «trastorno» el desacuerdo con tus posturas, a las cuales por otro lado faltas a la verdad continuamente sin siquiera percatarte de ello (cuando utilizas comentarios machistas, capacitistas y demás para imponer tu cínica moral mientras repites como un mantra el «principio de igualdad consideración de intereses»), es no sólo una señal de un ego altamente desproporcionado, sino de capacitismo, pues una persona trastornada no es aquella que esté en desacuerdo con una postura, sino aquella que está ante todo ENFERMA (o que es objeto de una patologización arbitaria por parte de la psiquiatría y su panegírico, lo que también choca con tu supuesta apología de la «igualdad»)..

Por otro lado, estamos de acuerdo en que intereses iguales deben ser considerados por igual, y muchas de esas feministas a las que insultas también. Tu problema, pedazo de demagogo, es que ni siquiera has entendido sus posturas, y te apresuras a insultar y a diagnosticar sin base alguna a les que te llevan la contraria, mientras te niegas en rotundo a revisar las implicaciones de tus propios comportamientos, los cuales están cargados de actitudes opresoras.

«Del hecho de que yo como persona pudiera haber hecho un mal comentario, ya sea por error o como estrategia, no invalida el veganismo RV (VRV) que defiendo en RespuestasVeganas.Org»

¿Ahora conviertes tus ególatras argumentarios en una corriente específica de veganismo a la que denominas del mismo modo que tu web, VRV, Veganismo Respuestas Veganas? Lo de tu ego es peor de lo que pensábamos. ¡Nos hallamos altamente anonadades!

«Es importante destacar que estas personas condenan la opresión (un tipo de violencia), pero no condenan la violencia en sí. Esto es debido a que si condenan la violencia en sí entonces se derrumbaría su ideología. La violencia «natural» les encanta, por eso muchos de ellos se identifican con depredadores (leones, lobos, etc), así como lo hace la extrema derecha. Por eso estas personas suelen hacer una defensa de «lo salvaje», utilizan la falacia de la libertad, la falacia de la naturaleza, etc.»

La violencia en la naturaleza es sencillamente inevitable, bienvenido a las nociones más básicas y obvias de la biología, unos animales se comen a otros. SORPRESA.

Pretender un mundo sin ningún tipo de violencia y una naturaleza donde todos los animalitos vivan en paz y armonía es absurdo y sólo es posible en los dibujos animados. Sentimos desilusionarte. Por otro lado, compararnos con la extrema derecha por simplemente apreciar la figura de animales depredadores (apreciamos y nos identificamos, salvando las obvias distancias y sin querer con ello mostrarnos como supuestes «salvajes libres de domesticación», algo que sabemos de sobra que NO SOMOS y que de hecho no podemos ser aunque queramos, con animales tanto depredadores como herbívoros, aunque de los segundos no dices nada) es cuanto menos falaz, además de malintencionado y muy rastrero por tu parte, pero bueno, es la segunda vez que intentas poner de manifiesto dicho paralelismo, argumentando de forma realmente irrisoria.

«El VRV considera éticamente incorrecto todo tipo de violencia, no sólo la opresión, pero como «un fin ético justifica los medios» entonces la violencia está justificada para lograr defendernos si no hay otra alternativa, aunque sea un medio éticamente incorrecto.»

Podríamos estar de acuerdo salvo porque nosotres no consideramos «éticamente incorrecto cualquier tipo de violencia», pues pretender poner al mismo nivel la violencia de une oprimide y de une opresore nos parece una soberana tontería, un suicidio y un acto de masoquismo, aunque está comprobado que tú eres más de condenar la violencia que surge de une oprimide en respuesta a su opresore y delegar en la policía dicha respuesta, como si tal cuerpo no fuese el sostén de un modelo social y económico desigual y origen mismo de gran parte de las situaciones de opresión y violencia que se producen cotidianamente, el sistema capitalista, industrial, racista y patriarcal en el que nos encontramos. Por otro lado, tiene mucha gracia que en el párrafo anterior nos recrimines que «condenemos la opresión (un tipo de violencia)» pero que «no condenemos la violencia en sí», y tú, en el siguiente párrafo, justifiques algunas formas de violencia (con lo que tú tampoco condenas la violencia en sí, ya que has expresado que la violencia está justificada cuando surge en respuesta a una agresión/opresión sufrida previamente). Aclárate, chico. ¿Condenamos o no la violencia? Tu hipócrita discursito pacifista se desmorona.

«Como dije, ese «99% de feministas» es una cifra inventada que incluye a hombres y a mujeres: el hecho de que pusiera «lerdas» lo ví más apropiado que poner «lerdos» (no uso «lerdes»). Lo he aclarado, pero por cuestiones ideológicas se está utilizando dicho tuit para atacarme al más puro estilo de la prensa sensacionalista y manipuladora que nos rodea. Y mi tuit fue una estrategia para llamar la atención sobre un asunto grave: hay personas que rechazan que «intereses iguales deben ser considerados por igual» (según indica el Principio de Igual Consideración de Intereses). Si hubiera usado la estrategia de escribir un tuit respetando más las formas entonces el tuit hubiera pasado desapercibido, como me ha ocurrido en numerosas ocasiones. Digamos que me he sacrificado personalmente por la causa, aunque visto lo visto dudo volver a hacerlo de esta manera tan descarada. Sin embargo, seguiré afirmando que quien rechaza el Principio de Igual Consideración de Intereses es un discriminador.»

¿Que te has sacrificado personalmente por la causa, por poner un puñetero tweet? Lo dicho, tú y tu problema de ego habéis superado todas nuestras expectativas. ¡Enhorabuena!

Por la causa se han sacrificado activistas como Jill Phipps o como Rod Coronado y otres tantes compañeres que han perdido la vida o han pasado décadas en prisión por liberar animales de las profundidades del infierno y devolverles la libertad o por sabotear los instrumentos utilizados para explotarles y asesinarles. Tú no has sacrificado una mierda, y es más, has usado tu ego para justificar un comentario abiertamente capacitista. Llamar «lerdo/a/e» a alguien por (supuestamente) discriminar es capacitista, desde el momento en que el término «lerdo/a/e» hace referencia a las personas con problemas de torpeza excesiva o dificultades motoras. ¿Qué tiene que ver el discriminar con tener esas diversidades funcionales o esa discapacidad? Tú eres quien está discriminando e insultando a las personas que realmente padecen ese problema al usar lerdo/a/e para insultar a quienes según tú «discriminan», ¿te das cuenta ya?

Lo de que rechazamos la imparcialidad te lo has inventado tú. Me temo que necesitas unas clases de comprensión lectora. Lo que rechazamos es que hablar de imparcialidad cuando hay oprimides y opresores es ponerse del lado de les opresores. Ya lo dijo Desmond Tutu: «La neutralidad ante una opresión SIEMPRE favorece al bando opresor y perjudica a la parte oprimida».

Luego argumentas, citando a Peter Singer y su ejemplo de la morfina, que el principio de igual consideración de intereses no parte de la imparcialidad, no obstante, ¿qué pasa cuando tú vulneras dicho principio y atentas contra la integridad de una mujer insultándola con comentarios como «lerda» o «trastornada» por pensar diferente a ti (dudo MUCHO que esas feministas aprobasen la discriminación sistemática de une individue por su condición o sea que tu excusita no es válida)? Lo entendemos, tú puedes permitirte saltarte tu propio principio y oprimir con ello, para luego hablar de imparcialidad y tratar de hacer valer tu propia lógica la cual ni tú cumples. ¿No te parece un poco contradictorio?

«Es un hecho que si alguien usa un argumento erróneo entonces carece de razón o de inteligencia en ese argumento concreto. Ya aclaré que no respeté la formas y que generalicé para llamar la atención sobre un asunto muy grave. Pido perdón a quienes quedaron afectados y afectadas por llamarles lerdas y lerdos por ese asunto en concreto. Respecto a lo del asco, lo que da asco es que alguien diga que intereses iguales no deben ser considerados por igual.»

Deberías dejar de justificar todos tus abusos, insultos y comentarios capacitistas, misóginos etc. con que «alguien dice que intereses iguales no deben ser considerados por igual», sobre todo cuando en la mayoría de casos en los que has insultado NADIE HA DICHO TAL COSA. Pesado.

«A ver, «alma de cántaro», lo de «hembrirula» me lo inventé como broma, como respuesta a la broma de llamarme «machirulo» y otras lindezas. Y respecto a lo del «hembrismo», es cierto que si dices esa palabra se te echa encima una horda de personas a imponerte que «no uses la palabra ‘hembrismo’ porque el hembrismo no existe». Tambien es cierto que no existen los unicornios, pero usamos esa palabra. Existe la posibilidad de que una mujer defienda la discriminación arbitraria hacia los hombres, y a dicha discriminación se la deberá poner el nombre más adecuado, es decir, lo contrario al machismo. En cambio, es incorrecto usar la palabra «feminazi», pues insulta al feminismo.»

Lo de llamarte marchirulo no es ninguna «broma», si actúas como un machista, eres un machista o machirulo (puedes interpretar ambos conceptos en la misma medida, como sinónimos). Punto. Responder a alguien que te acusa de machirulo diciéndole que entonces ella es «hembrirula» es tomarte a broma un señalamiento que una mujer te ha hecho de una conducta machista que refuerza el sistema patriarcal, e incurrir en una nueva conducta machista, en este caso al pretender plantear como equidistante tu opresión de género y su señalamiento. Eso es misógino. Por otro lado, el «hembrismo» no existe por la siguiente razón:

El machismo es un sistema de opresión ESTRUCTURAL y que se encuentra respaldado cultural y socialmente por el sistema social y económico existente (que a su vez se beneficia del mismo) y que se refleja y refuerza a través del arte, la cultura, el lenguaje, las relaciones sociales, el funcionamiento institucional etc. Dicho sistema privilegia a la parte masculina mientras denigra y degrada sistemáticamente a la parte femenina, creando roles y articulando las estructuras sociales de manera que la mujer permanezca siempre en un segundo plano, silenciándola y ocultando sus logros y su dignidad, y su misma figura, a lo largo de toda la historia, y reprimiendo duramente a aquellas mujeres que no cumplen/cumplieron con dichos esquemas, desde la quema de brujas hasta el feminicidio actual, pasando por todas las campañas de difamación y la creación de conceptos como «histérica», y la psiquiatrización de mujeres por ser rebeldes, achacando la rebeldía y la desobediencia femenina a un problema mental (¡¡anda, mira, igual que tú achacas a supuestos trastornos mentales las quejas de las feministas, qué curioso!!).

Por otro lado, tú hablas de la «mujer que defienda la discriminación arbitraria hacia los hombres». Nosotres no conocemos ningún caso, pero bueno, vale. Supongamos que existe. Sería un caso aislado, sin una forma estructural organizada alrededor de las estructuras sociales y económicas, y sin reflejo sistemático en elementos esenciales como la cultura, el arte, el lenguaje, la ciencia, las relaciones sociales etc. Por tanto, si el machismo sí dispone de dicho respaldo y el supuesto «hembrismo» no, hablar de hembrismo es absurdo por el simple motivo de que:

Machismo –> Derivado de macho.
Hembrismo –> Igual, pero derivado de hembra.

El machismo y la supuesta «discriminación arbitraria de la mujer hacia el hombre» de la que tú hablas no están ni han estado jamás al mismo nivel, por lo que crear un término que los equipare y que sitúa ambas opresiones como equidistantes además de una falacia es un recurso empleado de manera habitual por el patriarcado para desacreditar o criminalizar a las mujeres feministas que no toleran sus abusos, y es sobre todo equivoco, pues no hay una opresión de mujer a hombre al mismo nivel ni en el mismo sentido que el machismo y lo sabes. No tiene sentido por tanto hablar de «lo contrario al machismo», porque «lo contrario al machismo» siendo realistas y analizando la historia ni ha existido jamás ni mucho menos existe actualmente.

«Un feminista es toda persona que defiende que las mujeres no deben ser discriminadas arbitrariamente y que sus derechos deben ser respetados así como deben ser respetados los derechos de los hombres. A estos feministas los llamé «movimiento feminista decente», pero se le puede llamar «correcto» o como lo quieran llamar. Por contra están quienes pretenden imponer su ideología defectuosa dentro del movimiento feminista. Por ejemplo, si no escribes con e’s estas personas suponen que al decir «tantos» sólo te refieres a hombres y que si dices «tantas» entonces sólo te refieres a mujeres, usando esto para llamarte «machista», «patriarcal» o lo que les venga en gana, lo que realmente piensas no les importa, sólo quieren montar su show a costa de ti y ponerse la medallita de «soy super inteligente y tú eres una escoria machista».»

Te equivocas. Una feminista es una mujer que ha tomado conciencia de la opresión que sufre por parte de la sociedad y las instituciones patriarcales, ha superado su rol pasivo y sumiso en el que había sido educada por dicha sociedad patriarcal y se ha empoderado para reaccionar contra dicha opresión. El feminismo no busca la igualdad, sino la liberación de la mujer de la opresión. Eso, obviamente, nos conduce a una igualdad en el trato y en cuanto al respeto y consideración recibidos, pero las feministas no buscan gozar de los mismos privilegios que los hombres, sino acabar con dichos privilegios y definir sus propias condiciones de existencia sin las ataduras morales, sociales y educativas impuestas por el modelo patriarcal.

Un hombre no puede ser feminista porque no sufre opresión patriarcal, sino que (más o menos conscientemente) la ejerce, ya que ha sido educado para ello y disfruta de todo un respaldo social y cultural a la hora de hacerlo. Por tanto, el papel del hombre es el de «aliado», es decir, que puede permanecer como cómplice, simpatizante y defensor de la causa feminista pero teniendo claro que su función es deconstruir el modelo de masculinidad hegemónica, opresivo y patriarcal, para revisar sus propios privilegios y actitudes y sustituirlos por otras formas de comportarse no dañinas, no opresivas y no machistas.

Por otro lado, que precisamente tú te arrogues la legitimidad de definir el feminismo a tu antojo sólo confirma lo que ya pensábamos, que no tienes ni idea de en qué consiste y que jamás has revisado tus «privis» ni tienes la menor intención de empezar a hacerlo ahora.

En cuanto al lenguaje… Si no escribes con «e» en el género, es decir, si no empleas un lenguaje inclusivo y neutro, estás invisibilizando de manera consciente y reiterada a incontables personas que no se identifican con el modelo de género binario dominante y por tanto, estás ejerciendo transfobia, además de perpetuar los esquemas de género tradicionales que son de por sí sexistas y discriminatorios. El género no es binario, es una falacia y pura pseudociencia que el género sea binario. Dicha equivocación se debe al error de considerar el género como algo biológico y por tanto vinculado a nuestros genitales. lo cual no tiene sentido ya que el género es una construcción social artificial y patriarcal para mantener la desigualdad entre los sexos y ordenar a las personas en un espectro dual, de modo que facilite su explotación y la organización separada de sus vidas, tiempo y necesidades por parte de una cierta estructura de poder que saca provecho de todo ello. Por tanto, si una vez explicado sigues negándote a terminar con la invisibilización sistemática, el silenciamiento y la opresión que perjudica a las personas trans o no binarias, no te quejes si te acusan de ejercer una conducta patriarcal y transfóbica, y sobre todo, NO NOS HABLES DE INTERESES IGUALES CONSIDERADOS DE IGUAL MODO, porque tú estarías ignorando de forma consciente, reiterada y a propósito los intereses de personas que igual que tú sólo buscan que no se les invisibilice, silencie e ignore sistemáticamente, y que no se niegue su misma existencia (porque a les no binaries se les obliga a circunscribirse en un género u otro de la escala binaria por la fuerza, y si no se les margina, patologiza e incluso se les interna en instituciones psiquiátricas tomándoles por enfermes mentales). Una vez más, ese «principio de igual consideración de intereses» que tanto enarbolas cuando se trata de justificar tus opresiones parece no tener la misma importancia cuando eres tú el señalado.

Por otro lado, no tiene ningún sentido hablar ahí de “inteligencia”. Nadie pretende parecer “superinteligente” cuando te señalan una agresión o un comportamiento machista, ni tampoco se trata de “yo soy superinteligente y tú una escoria machista”. ¿Qué tiene que ver ahí la inteligencia? ¿Puedes parar de victimizarte? Resultas patético. NO es cuestión de inteligencia, es cuestión de que si actúas de manera machista vamos a señalarlo, y tú lo has hecho más de una vez.

«Sí, mantengo que las personas que me insultan sin base alguna tienen un trastorno en ese sentido. Esto que digo no tiene nada que ver con los trastornos que padecen otras personas que toman pastillas o que están ingresadas y a las cuales respeto totalmente»

Si al hablar de «trastorno» no te refieres a la condición patológica de las personas que sufren realmente uno o más trastornos, ¿por qué utilizas la palabra trastorno? ¿Que las respetas totalmente? ¿consideras «respetar totalmente» a una persona utilizar su condición diagnóstica o patológica para etiquetar a aquellas personas que te insultan según tú sin base alguna (discrepo totalmente en que sea sin base alguna y te estoy explicando por qué, pero vamos, que incluso si fuese así, si te insultasen sin base, esas personas podrían estar siendo irrespetuosas contigo, podrían estar ofendiéndote, pero ¿qué tiene que ver eso con un trastorno? NADA).

“Sigo manteniendo que las ideas éticas se pueden compartir por igual, independientemente de que se pertenezca a un grupo oprimido o a un grupo opresor: pertenecer al grupo privilegiado en el que hay opresores no te invalida para defender las mismas ideas que los oprimidos, en este caso defender el feminismo, es decir, ser feminista hombre. Es curioso que, según estas personas, si me insultan llamándome «neoliberal» y «clasista» están siendo pedadógicos conmigo y tengo que responder educadamente.”

Efectivamente, las ideas éticas se pueden compartir por igual, independientemente de que se pertenezca a un grupo oprimido o a un grupo opresor. No obstante, lo que no puede pretender un hombre (que pertenece al grupo opresor, se aproveche o no de ello) es sentar cátedra sobre las directrices que debe seguir la lucha y resistencia de las mujeres (que aunque a veces puedan oprimir por alienación o porque se equivoquen, siguen estando en el lado oprimido en lo que respecta al esquema patriarcal), o contar con el mismo papel dentro de dicha lucha que ellas, porque como ya te he explicado, obviamente la persona que ejerce una opresión no la sufre, lo que le incapacita para comprenderla, dimensionarla y combatirla. Además, un signo históricamente recurrente de la maquinaria patriarcal ha sido invisibilizar a las mujeres, impedir que se organicen, y ocupar hasta el último milímetro de espacio para su desarrollo cognitivo social e individual en tanto que mujer, obligándola a depender permanentemente de un hombre, e incluso educándola para sentirse incompleta sin un hombre a su lado que vele por ella o que tome las decisiones importantes. Por tanto, forma parte del trabajo de deconstrucción y revisión de un hombre que simpatiza y valora la lucha feminista el renunciar a dichas posiciones de privilegio donde es un impostor, y permitir que sean las propias mujeres las que recuperen su espacio organizándose entre ellas, tomando sus decisiones, construyendo sus propios movimientos y articulando sus propias respuestas contra sus opresores, sin que un hombre que, probablemente, todavía conserva en su subconsciente rastros de la educación y condicionamiento patriarcales recibidos, interfiera o intente dictar nuevas normas a seguir.

Que un hombre se declare feminista o no al fin y al cabo es un debate principalmente terminológico de todas maneras. Hay mujeres que aceptan que un hombre puede ser feminista si lo demuestra con los actos (ya te adelantamos que tú no has demostrado nada en absoluto, sino más bien todo lo contrario). Otras consideran que no. Entre las personas que redactamos esto hay hombres cisgénero, pero como te hemos explicado son conscientes de su posición y les daría vergüenza presumir de feministas, igual que a un blanco debería darle vergüenza definirse Pantera Negra, por mucho que apoye la lucha de las personas de etnia afroamericana (o de otras personas POC racializadas) por terminar con la opresión racista que sufren.

Por otro lado, la pedagogía contigo la desarrollaron todas las personas que te explicaron por qué estabas comportándote como un opresor, y nosotres en los dos comunicados (el anterior y éste) en cuya elaboración hemos perdido nuestro tan preciado tiempo, aunque como hemos podido comprobar no sirve de nada. Cuando aun a pesar de ésto persistes en tus actitudes opresivas, cabe destacar el carácter opresor de dichas actitudes. Lo sentimos, pero tu acreditación del sistema bancario o tu apuesta por una autoridad que distribuya la riqueza, es clasista y refuerza un sistema neoliberal. Te guste a ti o no.

“Según estas personas que salen de la nada, que tiran la piedra y esconden la mano: soy el mal, un personaje que habla y hace pura mierda, un sucio, el destructor del veganismo y del antiespecismo, soy un machista despreciable, de lo que alguno podría concluir que debo ser juzgado y ejecutado. De hecho, en Twitter dos personas me amenazaron públicamente con darme una paliza y otros tantos lo aplaudieron dando un «Me gusta» a dichos tuits. Éste es el tipo de actitud y de ideología que está promoviendo esta gente dentro del feminismo, y que sus enemigos utilizan para atacar al feminismo real. Espero que las personas razonables que me estáis leyendo comprendáis en qué lado del feminismo estoy.”

Ante ésto sólo podemos invitarte a tomar un café con galletas mientras te tranquilizas un poco…

SONY DSC“El uso de la palabra «interseccionalidad» es una manera de decir «si rechazas la discriminación arbitraria de las personas de este grupo entonces también debes rechazar la discriminación de este otro grupo», es como un «castillo en el aire» sin sujección al suelo, puede ser útil, pero es parcial, es una idea incompleta.”

“Rechazar las discriminaciones arbitrarias es una herramienta útil, pero sólo si previamente hemos asumido que se debe respetar a las demás personas. Por ello, primero debe explicarse cómo se fundamenta racionalmente el respeto a las personas y para eso está la Regla de Oro de la Ética: «a priori, los intereses no deben ser frustrados».”

En esto podríamos estar de acuerdo. Igualmente, repetimos, tú no eres el más adecuado para señalar el carácter “incompleto” de dicho concepto, pues no paras de reforzar varias opresiones y de justificarte por ello con argumentos victimistas, ególatras o falaces, como ya te hemos explicado nosotres y muches otres compañeres más.

“Sobre el discurso anarquista de rechazo a la «dominación» y la «autoridad» como si fueran axiomas absolutos y autoevidentes, diré un par de cosas. Los padres humanos (madres o como los quieran llamar para que no me acusen de ser un maldito machista asqueroso) dominan a sus hijos humanos y no humanos, son una autoridad, pues les imponen normas que son necesarias para proteger su derecho a la salud/vida. No debemos rechazar que se impongan esa normas positivas para ellos, pues aún no tienen desarrollada la capacidad de ver los peligros que frustran sus intereses más básicos. Lo que debemos rechazar es que se viole la Regla de Oro y que se viole el Principio de Igual Consideración de Intereses, como he explicado.”

De hecho, como anarquistas hemos argumentado y estudiado la crítica a ciertas formas de autoridad de les neidres (esta es una de las formas que puedes usar, aunque también podrías usar términos más neutro como simplemente progenitores) hacia les niñes, por considerarlas portadoras de terribles dosis de violencia, y por considerar que bloquean el desarrollo social e individual cognitivo de le niñe, en nombre de lo que se considera “su bien”, y reproducen un modelo de relación que es sistemáticamente autoritario y negativo, y ridiculiza el criterio de individues por su edad, sin tener en consideración otros factores que pueden influir (e influyen a menudo) y que hacen que el grado de desarrollo o autonomía de une niñe no sea absoluto y varíe de une individue a otre, siendo la edad un barómetro arbitrario e inválido para medir tal capacidad.

Dicho ésto, nos despedimos. Como ya hemos dicho al principio, en ningún momento fue nuestra intención entrar al trapo de una discusión virtual absurda, y menos con alguien tan poco dado a la autocrítica como tú. No obstante, hemos creído necesario responder a tu réplica, para corregir y señalar de nuevo algunas actitudes asquerosas que deja entrever tu discursito. Sin embargo, no vamos a continuar respondiendo ni alimentando polémicas espectaculares absurdas alrededor de lo que un tipo publique o deje de publicar en su Twitter o en su perfil de otras redes sociales o páginas web, porque sinceramente, nos reclaman tareas más importantes. Tenemos el criterio suficiente para saber distinguir a nuestres compañeres de les opresores que veganes o no perpetúan aquellas formas de dominación y autoridad contra las que también luchamos, y por eso ha dejado de ser una preocupación para nosotres el intentar que reconsideres tus posiciones. A partir de ahora, sólo podemos esperar que una revelación divina o una abducción extraterrestre te hagan abrir los ojos y replantearte tus actitudes, o en el más que probable caso de que tal revelación no se produzca, que el tiempo, como al resto, te ponga también a ti en tu lugar.

Y ahora, para que no digas que «salimos de la nada» (¡aunque a ella nos dirigimos gustoses!), «firman» (por llamarle de alguna manera):

El blog La Rebelión de las Palabras y otras individualidades afines colaboradoras para redactar tanto el comunicado anterior como éste. (¿Creías que íbamos a firmar con nuestros nombres para que pudieras ir corriendo a entregárselos a tu querida policía como ya has hecho acudiendo a ella cuando algunas personas te increparon en Twitter? No caerá esa breva).

This entry was posted in Noticias, Noticias y comunicados and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.