Esta vez en Galicia. Los circos con animales siguen tirando de manipulación para proteger su lamentable espectáculo.

En el pasado mes de marzo, se colgaba en este blog un texto de activistas antiespecistas/animalistas de Ciudad Real desmontando las MENTIRAS que el empresario del Circo Continental junto con Nacho Pedrera, portavoz de la asociación Circos Reunidos, habían montado para intentar victimizarse, encubrir su gran torpeza y de paso criminalizar al movimiento por los derechos de los animales.

En aquella ocasión, después de que su circo quedase en ridículo cuando dos toros lograron abandonar el recinto del circo y llegar a la vía pública aunque sin atacar a nadie, ese incidente, fruto de las, afortunadamente, cutres instalaciones y seguridad de los explotadores dueños del circo, la fuga fortuita de los animales se convirtió de repente y por arte de magia, con la complicidad de los medios de comunicación locales en un acto supuestamente cometido por activistas animalistas que vestidos de negro y gritando consignas habrían sido vistos abriendo las jaulas de esos toros así como de ponys, tigre y león (animales que debían estar muy a gusto en su jaula, ya que en ningún momento fueron vistos fuera de ella). Con este cuento, pura invención del dueño del circo para hacerse la víctima, no sólo pretendía criminalizar al movimiento antiespecista local, sino también acusarles de poner en peligro la seguridad de niños, conductores y viandantes, algo que por supuesto, no es culpa de nadie más que del dueño del circo y además, es falso ya que los toros (ni ponys, ni tigres, ni leones, sólo dos toros) en ningún momento atacaron a nadie.

Cuando se da un incidente tan cutre y patético en el que necesitas inventarte ataques de activistas a tus instalaciones para dar algo de pena y ver si así reflotas tu asqueroso negocio basado en la explotación y el maltrato, entonces queda claro que estáis acabados y que los circos de la escoria como vosotres, que convierte en “espectáculo” y pretende hacer pasar por divertida la tortura y la esclavitud de animales arrancados de sus hábitats y condenados a una vida de jaulas y lamentos para diversión de cuatro imbéciles, tienen los días contados.

También se produjo otro caso parecido en Madrid con el Circo Quirós y el circo Gottani, cuando ante la presión ejercida por grupos de defensores de los animales que desde hacía varios años realizaban concentraciones y protestas pacíficas frente a sus instalaciones en la capital para denunciar públicamente el encierro y la violencia ejercida contra los animales explotados como atracción de feria, también se inventaron ataques de animalistas.

El 2 de enero de este año se produjo la primera concentración de la temporada contra el circo Gottani en la que 70 personas con carteles gritan lemas en contra de la explotación y la esclavitud animal, a lo que el empresario del circo responde publicando una nota en sus queridos medios de comunicación haciéndose la víctima, sin mencionar en ningún momento los incidentes que ocurrieron durante concentraciones del año anterior en las que, a pesar de que les manifestantes no habían incurrido en comportamiento violento de ninguna clase, el empresario envió a sus matones a perseguir, amenazar de muerte (un domador de este circo dijo textualmente a un activista “te voy a rajar el cuello” y “tú y yo nos vemos luego”, ver aquí más información), golpear e increpar a les manifestantes que protestaban. Puñetazos, empujones, lanzamiento de objetos o empaparles con una manguera (en invierno) son algunas de las prácticas que ese circo desplegó contra quienes exigían respeto para los animales.

12 días después, el 14 de enero tiene lugar otra concentración frente al circo Quirós en Madrid, en la que unas 200 personas expresan su rechazo absoluto a la utilización de animales en espectáculos. En ningún momento se habla de que las condiciones de los animales encerrados sean mejores o peores, ni de si se cumple o no la normativa estatal o la europea: se habla de que ningún animal debería estar encerrado en un circo para que alguien gane dinero ni para que otras personas “se diviertan”.

Esto fue respondido, nuevamente, con artículos y noticias publicados en los medios de comunicación a los que sin duda estos miserables pagan para que les hagan de altavoz. Primero fue Europa Press, que publica una noticia diciendo que supuestos animalistas radicales habían hecho pintadas en los camiones del circo Quirós y habían emboscado y pegado a Nacho Pedrera. A pesar de la completa falta de consistencia de las acusaciones, esta noticia ha sido copiada y pegada con mayor o menor disimulo por Telemadrid, El MundoLa Razón, y reelaborada con especial ingenio y dominio de la prosa por mundotoro.com (lo que demuestra que los torturadores que usan a los animales como payasos de circo y los que en cambio se divierten acuchillándoles hasta la muerte no son tan diferentes ni están tan alejados).

Aconsejo leer con detenimiento y atención este artículo publicado en El Diario por la Asamblea Antiespecista de Madrid, donde desmontan gran parte de las acusaciones de Pedrera, y de todo el armazón victimista que construyó para criminalizar a les antiespecistas.

¿A qué viene todo esto? Pues a que después de quedar en evidencia por inventarse supuestas agresiones y supuestos actos de sabotaje en Ciudad Real y Madrid, hechos que nadie ha visto y que nadie ha podido corroborar salvo el relato inconsistente y lleno de contradicciones de los empresarios de los circos, ahora le llega el turno a Galicia.

Hoy, publicaba el Diario de Pontevedra una noticia de Circos Reunidos (nuevamente, Nacho Pedrera aparece en escena con su asociación embustera) hablando de una supuesta agresión por parte de un grupo de “animalistas radicales” (sic) que le habrían pegado una paliza con barras de metal al dueño de un circo con animales portugués en la localidad pontevedresa de Silleda. En esa noticia no han dudado en aprovechar el (presunto) incidente para recordar los hechos en Ciudad Real y Madrid, ¡hechos que han quedado demostrados como falsos o al menos como faltos de verdad! Según declara Circos Reunidos, “estos hechos de radicalismo son inadmisibles, como lo ocurrido en enero en el circo Quiros en Madrid o en marzo en el Circo Continental en Ciudad Real”.

No obstante, nosotres no olvidamos, nuestra memoria no es tan torpe ni a corto plazo como la de esas masas que engañáis con publicidad de animales felices, sabemos perfectamente cuáles son vuestras tretas, cómo funciona vuestra manipulación y hasta dónde estáis dispuestes a llegar para defender vuestro “derecho” a torturar y esclavizar animales, valiéndoos para ello de unas leyes y normativas que no son menos especistas y que desde luego no garantizan en absoluto el bienestar de los animales.

Quede clara una cosa. Por lo que a mí respecta (y hablo sólo por mí), si a este embustero especista torturador de animales y agresor le hubieran dado esa supuesta paliza, yo me alegraría. No encuentro motivos para compadecerme de un miserable que dedica su vida a sacar animales de su hábitat natural, encerrarles toda su vida y torturarles hasta convertirles en poco más que payasos de circo. No encuentro motivos para sentir lástima por alguien que opta por la violencia, la amenaza, la coerción y el terror como armas contra grupos de activistas pacífiques que piden “tamaña barbaridad” como un mundo donde los animales sean tenidos en cuenta y respetados. No obstante, ¿sabéis el cuento aquel donde una oveja, de tanto gritar que viene el lobo, al final, cuando el lobo realmente atacó, nadie la creyó? Pues eso es, más o menos, lo que nos pasa contigo, Nachete. Ya nadie se cree tus lloros ni los de tus colegas. Sois unos torturadores y unos asesinos cobardes, y lo pagaréis caro, no quizá en forma de palizas, pero sí cuando tu negocio se hunda y ya no tengas la posibilidad de seguir ganando dinero a costa de encerrar y maltratar a criaturas inocentes.

¡No a los circos con animales!

This entry was posted in Noticias, Noticias y comunicados and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.