[Texto] “El crimen de las ONG: Organizaciones SINÓNIMO de lucro”, por A Irmandade da Costa

Hace una semana, varios medios se hacían eco de que en Siria, algunas mujeres refugiadas estaban siendo explotadas sexualmente a cambio de ayuda humanitaria por funcionarios de la ONU así como por hombres con cargos de responsabilidad en algunas de las ONG’s presentes. También salía a la luz recientemente, 8 años más tarde, que directivos de Intermón-Oxfam llevaron a cabo violaciones masivas de mujeres haitianas (incluyendo menores) forzadas a la prostitución para salir de la absoluta desesperación y miseria en la que las había dejado el infame terremoto de 2010. Nada menos que 8 años para hablar del asunto. Cómo se callan los medios cuando toca incriminar a sus inversores y colaboradores financieros, eh.

Ésto no es nada nuevo, cualquiera que realice una búsqueda rápida por Internet puede encontrar numerosas noticias de escándalos implicando a distintas ONG, desvío a paraísos fiscales de fondos en principio supuestamente destinados a labores humanitarias, explotación sexual y trato vejatorio a personas refugiadas, colaboración con ejércitos y cuerpos policiales en la violación de derechos humanos en las fronteras europeas y en los campos de concentración llamados “campo de refugiados”. Y no debería sorprendernos, si partimos de la base de que las ONG’s no son sino el instrumento del imperialismo y del neocolonialismo occidental para por un lado, lavar su imagen y por otro, asegurar y desplegar sus intereses en los territorios sobre los cuales se cierne la geopolítica genocida del neoliberalismo.

Una pintada que leí una vez en un muro decía que la OTAN bombardea, y las ONG’s recogen los cadáveres, después de saquearlos. El rostro amable de la matanza, gestores de “recursos humanos” defectuosos, de excedentes poblacionales indeseables para el imperio, el golpe de gracia para aquellos pueblos sometidos por las amenazas del orden mercantil, adornando su papel cómplice con la repugnante demagogia de sus anuncios donde muestran niños famélicos o traumatizados por las mismas guerras que provocaron en aquellos países que se encuentran a la sombra de nuestras resplandecientes metrópolis los mismos gobiernos y agencias a cuyos intereses obedecen (por mucho que digan ser “no gubernamentales”).

Al hilo de lo mencionado, me gustaría recoger del blog de les compas de A Irmandade da Costa y difundir una vez traducido desde el original en galego, el siguiente artículo que publicaron recientemente sobre el papel criminal de estas organizaciones “sin ánimo de lucro”, con el objetivo de intentar profundizar más en esta cuestión.

Solidaridad y apoyo mutuo frente a su caridad.
Acción directa frente a sus intermediarios gubernamentales y empresariales.
Guerra social frente a las “medidas” y las falsas “soluciones” del capitalismo con rostro humanitario.

Porque humanizar el capitalismo es como perfumar la mierda.

——————————-

Lo siento por les poquísimes voluntaries que de buena fé colaboren con estos mierdas (cada vez menos) y por eses trabajadores de mini-ONG que realizan una labor honesta (tan honesta como generalmente inútil, y a veces incluso perjudicial) pero es que la actividad llevada a cabo por las principales ONG internacionales es propia de auténticos energúmenos.

La filosofía misma de estas organizaciones ya es más que cuestionable: el asistencialismo acrítico, tratando la miseria y el hambre como consecuencia de nuestra falta de sensibilidad individual en lugar de como la causa del criminal sistema económico mundial y la difusión del absurdo de que basta con donar las migajas que nos sobran para que un grupo de buenos cristianos resuelvan todos los males del capitalismo, es tan demencial que ya merece todo nuestro rechazo. Pero es que la degeneración en la que cayeron hace ya muchas décadas, les convierte en un enemigo al que combatir tan terrible como cualquier otra empresa multinacional.

Uno de los espectáculos más bochornosos de estas ONG se produjo en el año 2010, con ocasión del terremoto en Haití que provocó más de 300.000 muertes. Los medios de comunicación del “Primer Mundo” nos bombardearon con cientos de imágenes y verborrea sensacionalista que ya sabemos a qué conducen. Obviamente, esta desgracia no le quitó el sueño a ningún “buen ciudadano primermundista”, ni animó a nadie a combatir este podrido sistema que es el verdadero causante de estas masacres (cuando los terremotos se producen en California o en Japón los resultados son muy distintos) pero sí que provocó un cierto remordimiento de conciencia, que en esta ocasión necesitó de unas donaciones de más de 9000 millones de dólares en todo el mundo (cifra que sólo se consiguió alcanzar cuando hubo el tsunami en el sureste asiático) para calmar las mentes de nuestres conciudadanes más “solidaries”.

Las grandes ONG se frotaban las manos al ver tanto dinero que se iban a llevar, pero la avaricia rompe el saco. A estas alturas hasta el más ingenuo sabía que la mayor parte del dinero se iba a derrochar en burocracias, choriceos y en los multimillonarios sueldos de estos criminales, lo que pocas personas nos esperábamos es que iban a disimular tan poco. 9000 millones de dólares y después ni siquiera garantizaron agua potable en un país cuya extensión de menos de 30.000 km2 (¡¡¡¡más pequeño que Galiza!!!!) campando el cólera a sus anchas por toda la isla.

8 años después se hace público que “trabajadores” de Oxfam utilizaron fondos recaudados para contratar prostitutas, muchas de ellas menores de edad, complementando estas atrocidades con las numerosas violaciones a las mujeres haitianas. Poco después se destapó que Oxfam tuvo noticia de estos abusos limitándose a ocultarlos por miedo a perder donaciones y aunque a día de hoy siguen saliendo casos de abusos sexuales dentro de diversas ONG, en una aberración que cada vez se parece más al escándalo de los curas cristianos pederastas.

Ya va siendo hora de que la gente deje de confiar en estas macromultinacionales mal llamadas ONG, que no tienen otra finalidad que la de ser solidarias con sus propios bolsillos. Ya se hicieron públicos más de 130 casos de abusos sexuales (obviamente no son más que la punta del iceberg), de ellos 87 en Oxfam, 31 en Save the Children (vaya nombre, a ver si conseguimos salvar a les niñes de vosotros). 6 en Médicos Sin Fronteras, 5 en Cruz Roja, 2 en Christian Aid…

Escándalo que se suma al de los mierdas de la Cruz Roja que venden por 67 € las bolsas de sangre que les ciudadanes donan gratuítamente en Madrid y que durante años se pasearon por Guantánamo aceptando no hacer pública ninguna información sobre la situación de les preses, como si la “solidaridad” pudiese ir unida al silencio ante los mayores atentados a los derechos humanos. Tampoco hará falta que recuerde el comportamiento de decenas de ONG cristianas que llevan siglos imponiendo las falacias de su maldita secta y su asquerosa forma de ver el mundo, con la excusa de “ayudar” a les necesitades, o recordar las hordas de comerciales de estas empresas que llenan nuestras calles, contando cínicas mentiras para conseguir ganar un mísero sueldo a fin de mes.

Para ilustrar la basura que son estas empresas SINÓNIMO de lucro, aquí os dejo un fragmento del libro “IKEA, un modelo desmontable”, en el que UNICEF Bélgica nos describe lo “maravilloso” que es trabajar en el IKEA en la India, realmente nauseabundo:

“Visitamos dos unidades de producción; una más artesanal, la otra más industrial. Lo que llama la atención es la limpieza de los locales, flores por todos lados, una preocupación ética en el marco laboral. No hay que obstinarse tanto y empujar la puerta de metal para entrar en el hangar, que fue lo que hicimos. Y felizmente estaba bastante sorprendido. Tuvimos la oportunidad de conversar con dos obreros que hablaban inglés, lo cual es bastante raro. Además, una persona del grupo entendía la lengua local. Y, en resumen, en los dos grupos, el lugar de trabajo era sano, bien ventilado. IKEA impuso sus condiciones aquí: que la gente tenga un contrato con todas las de la ley, lo cual no existe en la India. En el interior de la fábrica, el piso está limpio, la pavimentación está marcada con pasillos de paso. Por doquier, letreros con la prohibición de trabajo de los niños. Otra cosa muy sorprendente es que IKEA obligó a sus proveedores a instalar una enfermería en beneficio de los trabajadores y su familia. En India, es sinceramente revolucionario. Algo asombroso también es que existe una delegación sindical para discutir pequeños problemas. Por fin, una cafetería en donde pudimos comer. Finalmente, cuando uno habla con la gente, lo más importante para ellos es tener un contrato”.

Esto es lo que contaba UNICEF Bélgica y esta es la realidad: Una trabajadora india llamada Manjula ganó 31,8 € en octubre de 2005 por 24 días de trabajo, más de la cuarta parte de estos ingresos se pueden gastar en el bus que coge para ir al trabajo. IKEA es una empresa que factura más de 30.000 millones de euros anuales en todo el mundo.

This entry was posted in Noticias, Noticias y comunicados, Textos and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.