EE.UU. – “No son nuestros compañeros: ITS ataca al anarquismo”, por Scott Campbell

En este blog ya había sido publicado el comunicado titulado “No hay nada anarquista en el eco-fascismo: Una condena a ITS”, escrito por una de las personas al cargo del portal anarquista norteamericano It’s Going Down! como una crítica a las ITS después de que éstos reivindicasen la responsabilidad por una serie de asesinatos completamente arbitrarios y sin más motivo que el hecho de que las víctimas pertenecían a la especie humana.

El mes pasado se produjo un altercado durante la Feria del Libro Anarquista de Seattle entre dos anarquistas y unos miembros de la editorial y distribuidora Little Black Cart que comenzó cuando los anarquistas pidieron explicaciones a los miembros de Little Black Cart por la publicación y difusión en su puesto de la revista “Atassa: Lecturas sobre eco-extremismo” y ante la falta de razones decidieron actuar y romper la publicación por dar soporte a ideas eco-extremistas, provocando que los miembros de Little Black Cart atacasen físicamente a estos anarquistas por romper su material, una reacción razonable (cualquiera habríamos hecho lo mismo si alguien aparece y rompe nuestro material), aunque también es razonable pensar que después de meses de escritos eco-extremistas cargados de amenazas, de ataques directos de eco-extremistas contra colectivos y personas anarquistas, de textos eco-extremistas burlándose de anarquistas asesinades o en prisión, celebrando atentados del ISIS o humillando a víctimas de terremotos e inundaciones, la difusión de propaganda eco-extremista no sería bien recibida en espacios anarquistas.

Para quienes todavía no tengan claros los motivos para rechazar a esta tendencia y a sus defensores y no darles el menor soporte, dejo a continuación, tras traducirlo a castellano desde el inglés, otro texto del mismo compañero de It’s Going Down! que escribió “No hay nada anarquista en el eco-fascismo”, y que en este caso se centra en los ataques que ITS lanzó en particular contra espacios y personas anarquistas en México, llegando a reivindicar la colocación de un artefacto explosivo/incendiario con clavos como metralla en la puerta de la Okupa Che, el auditorio que permanece okupado por colectivos y grupos anarquistas dentro del campus de la UNAM, en Ciudad de México.

Decir, a propósito de este asunto, que también hay eco-extremistas que han enviado sus amenazas ridículas dirigidas a mí. No voy a darles más espacio porque al final, como ya se ha dicho muchas otras veces, lo que esta pandilla de eco-payasos más desea es estar en boca de todas esas personas anarquistas que tanto odian pero sin cuya atención parecen no poder vivir. No obstante, debo decir que, dado que el principal vehículo de su amenaza son los “espíritus ancestrales” cuya maldición parece haber recaído sobre mí, creo que, en caso de querer cumplirla (ya que enviar cacareos amenazantes desde el otro lado del charco es muy cómodo, lo complicado es hacerlos realidad) tal vez tengamos que recurrir a un tablero de Ouija. También han amenazado con seguir enviándome mails insultantes, pero tranquilos, creo que podré seguir con mi vida aunque tenga que gastar un minuto de mi precioso tiempo en mandar a la papelera todas esas tonterías.

————————————–

“No son nuestros compañeros: ITS ataca al anarquismo”

En mayo de este año, el grupo eco-extremista Individualistas Tendiendo a lo Salvaje (ITS) publicó un comunicado asumiendo la responsabilidad por el asesinato de dos senderistas en el Estado de México y el feminicidio de Lesvy Rivera en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en Ciudad de México, justificando estos actos con su creencia de que “todo ser humano merece la extinción”. En respuesta, escribí “No hay nada anarquista en el eco-fascismo: Una condena a ITS” para It’s Going Down, denunciando tanto a ITS como a las plataformas anarquistas con base en EE.UU. que difunden y promueven las actividades del grupo.

Aunque de ninguna manera fue la primera condena anarquista de los ITS, obtuvo un poco de atención, facilitada en parte por las respuestas de los ITS y sus partidarios, a los que nos referiremos en un momento. Poco después, surgieron fuertes críticas de otros sectores, en particular de anarquistas insurrectos como L del Reino Unido (aquí y aquí), Eat desde Indonesia (aquí), y una declaración conjunta de antiguos miembros de Acción Anarquista Anónima, Conspiración de Células del Fuego, Célula Insurreccional Mariano Sánchez Añon y otros en México (aquí).

En conjunto, estas declaraciones ofrecen un distanciamiento robusto de los ITS de les anarquistas y de la práctica anarquista a través de diversas tendencias. Ninguna se escribió con la esperanza de cambiar realmente el comportamiento de los ITS, sino para clarificar inequívocamente la distinción entre anarquismo e ITS. De hecho, desde mayo, ITS ha continuado su camino terrorista. Lo más notable es que la franquicia ITS en Chile afirma haber colocado dos veces bombas en los autobuses públicos de Transantiago (uno, dos). Al hacerlo, siguen los pasos de ITS en México que afirmaron haber colocado una bomba en autobuses públicos en la Ciudad de México en octubre y noviembre pasado y en Brasil que en enero afirmó haber colocado una bomba llena de metralla en una estación de autobuses llena de gente en Brasilia. De hecho, la táctica favorita de ITS en estos días parece ser poner bombas en las áreas públicas con la esperanza de que exploten y mutilen o maten a tantas personas aleatorias (u “ovejas hiper-civilizadas” en sus palabras) como sea posible.

Mientras volar por los aires indiscriminadamente a civiles basándose en una ideología retorcida y autoritaria sitúa al ISIS en alianza con el ISIS, al-Qaeda y el Estado, debe ser de particular preocupación para les anarquistas la especial vehemencia de sus reservas para nosotres y la amenaza que representan para les anarquistas. Con tediosa previsibilidad, ITS sigue y sigue sobre lo equivocados y malos que los anarquistas son (indudablemente, este artículo recibirá una respuesta.) A veces no está claro a quién odian más, toda la civilización o sólo nosotres. Pero en un extraño giro, junto con las difamaciones implacables, ITS también gasta una notable cantidad de energía tratando de recuperar la historia anarquista selecta en su ideología eco-extremista, en particular los pocos ataques de anarquistas en los que varies civiles fueron asesinades a finales de 1800 y principios de los años 1900. Como un amante despechado, ITS no puede aceptar que el anarquismo no es sólo eso. Por lo tanto, adopta una posición defensiva de odio proyectado, mientras continúa buscando al anarquismo como si dijera suplicante: “¿Ves lo que algunos de vosotres hicieron hace más de 100 años? Eres como nosotros. Deberíamos estar juntes, incluso a pesar de que te odiemos”. Sin embargo, en su revisionismo anarquista, ITS no entiende que incluso en la rara acción anarquista que resultó en la pérdida de la vida civil, nunca ha sido la praxis anarquista matar a la gente por el placer de matar gente.

Es útil para entender este comportamiento la cuestión de la fragilidad ideológica (o teológica) de ITS. Aunque han existido durante alrededor de seis años, esos seis años han estado marcados por razones, creencias y análisis frecuentemente cambiantes e inconsistentes, presentados por el grupo para explicar lo que hacen y por qué. Ahora han buscado la resolución a su incoherencia existencial recurriendo a las premisas más básicas: “matarles a todes”. Esta postura de oposición crea un mundo maniqueo sin ningún matiz y por tanto no requiere de ninguna explicación o matiz de su parte. Proclamando que todos son el enemigo, se proveen de un refugio impenetrable de toda crítica y también de cualquier necesidad de consistencia interna.

Al existir puramente como una oposición a todo, sin nada salvo desdén hacia todas las propuestas de aspiración, se reducen a sí mismos a meros activistas. Sus acciones no buscan cambiar nada, son simbólicas y simplemente son hechas para hacerles sentirse mejor. Son como un graffitero que sale a poner su firma en tantos muros como sea posible y luego se van a casa, se dan palmaditas en la espalda a sí mismos y mandan un comunicado. La parte trágica, por supuesto, es que la firma ITS de activismo fútil implica asesinar y herir a la gente.

Al crear una ideología contra el anarquismo y blindar sus acciones frente a críticas al afirmar que creen que nunca van a cambiar nada, ITS pueden llegar a ser inventivos y reaccionarios al mismo tiempo. Los pocos anarquistas siguiendo lo que ITS genera son también reveladores, en la medida en que son personas que ya son hostiles a la lucha social y ven a ITS como si desarrollasen una crítica de corrientes dentro del anarquismo que elles también desean atacar. En resumen, mientras ITS es un instrumento con el que se nos dice que “tengamos una conversación” y “hagamos preguntas”, en realidad ITS es simplemente un medio para un fin para aquelles que desean librar una “guerra de culturas” dentro del anarquismo. Ayudan a normalizar y popularizar a ITS mientras todavía siguen manteniéndose a distancia como un modo de divorciarse de cualquier responsabilidad. Esto es algo que quieren tanto ITS como las personas que ganan dinero vendiendo sus comunicados y usan a ITS para construir sus personalidades como podcasters y editores de revistas. Mientras tanto, el propio grupo que estes anarquistas usan para recoger capital social, amenaza con matarnos e intentar volar por los aires a nuestros amigos y espacios.

Que les anarquistas no quieran tener nada que ver con esto no es sorprendente. Es por tanto previsible que a medida que el rechazo anarquista a ITS se ha vuelto más estridente, la reacción de ITS haya alcanzado nuevos niveles de vitrificación descompuesta. En noviembre del año pasado, publicaron un comunicado quejándose de la “censura” de Noblogs después de que el sitio tirase su página. En marzo, después de que el preso anarquista insurreccional chileno Joaquín García criticase a ITS, se burlaron de él y en el mismo aliento pidieron un ataque contra “el hippie senil de Zerzan”. El artículo que yo escribí en mayo aparentemente tocó la fibra nerviosa e ITS respondieron con las únicas herramientas a su disposición – rabia y violencia – amenazando con matarme.

“Señor Campbell, debería de valorar más su vida, está dirigiéndose a personas peligrosas que han matado personas indiscriminadamente por más de 6 años, seguimos libres, no nos han podido detener, ¿qué seguridad tiene ustedes de que sepamos en qué lugar de México anda “vacacionando” y lo encaremos como acostumbramos hacerlo? Debería de relajarse porque en un país en donde matar periodistas es muy común, no es muy conveniente que vaya con su cámara para todos lados, o terminará como su colega Bradley Will, ¿lo recuerda? Solo que esta vez las balas no vendrán de los priistas.”

En buena medida, en el mismo comunicado también lanzan algo de homofobia, refiriéndose a mí y a otres como “pinches putos maricones de cagada” y algo de sexismo al denunciar a los “perkin culiaos reconchasumare hijos de Contrainfo”.

Después de que saliesen a la luz más condenas anarquistas a ITS, respondieron con otro comunicado persiguiendo a les anarquistas insurreccionales en México además de acusar de chivato al principal individuo tras la biblioteca anarquista y centro social Biblioteca Social Reconstruir. Tratándose de un comunicado de ITS, por supuesto hay de nuevo una justa cantidad de homofobia y sexismo contenida en él. Sin embargo, en este caso también aclaró el incidente que ocurrió el año pasado en la Okupa Che, la okupación en el Auditorio Che Guevara del campus de la UNAM.

Okupa Che es un espacio autónomo para una variedad de colectivos e individualidades que durante años ha estado bajo amenazas y ataques de la policía y de la administración de la universidad. En diciembre de 2014, tras un pulso creciente por el desalojo de la okupa, hubo una gran asamblea estudiantil como primer punto en la agenda. En algún punto durante la noche antes de la asamblea, un artefacto explosivo fue abandonado en el exterior junto a la puerta del auditorio. Fue descrito como un paquete hecho de material inflamable y clavos, suficientemente potente para haber iniciado un fuego y herido a la gente en el espacio así como también a quienes pasasen por allí. Pensando inicialmente que era parte del pulso para desalojar la Okupa Che, en marzo un grupo de ITS mencionó “el artefacto pedorro que dejamos en la ratonera llamada che”. En el comunicado más reciente, ITS elabora, regurgitando sin ironía los puntos de vista del gobierno sobre el espacio:

 “¿Saben por qué uno de nuestros grupos puso una bomba en el “Okupa Che”? aparte porque nos estaban difamando y porque nos cagan esos anarco-rockstar ex-presos políticos y drogadictos que ahí se esconden, porque ese auditorio tan legendario, símbolo de la “autonomía” y del movimiento estudiantil “combativo” de los 90’s, se ha vuelto cueva de periodistas ignominiosos, lugar en donde miembros del Cisen y de la Policía de Investigación de la Ciudad de México plantan a sus informantes para sacar información por más irrelevante que sea.”

Así, junto con sus diatribas y amenazas de muerte contra individualidades anarquistas, se puede ver que realmente han intentado matar o herir a les anarquistas en masa y causar daño a los espacios anarquistas. En preparación para este artículo, me dirigí a los anarquistas de México para tratar de documentar otras amenazas de ITS. Indicaron que numerosas amenazas de los ITS han sido dirigidas contra individues y proyectos anarquistas, pero nadie se sintió cómodo al registrarlo.

En caso de que sus acciones reprobables, junto con amenazar e intentar matar a les anarquistas, no sea suficiente motivo para la disociación anarquista de los ITS, hay otra causa de preocupación anarquista. Su orgullo proclama que nunca ha sido capturado, a pesar de que “Interpol ya ha recopilado toda la información que pudo de Internet sobre nuestra mafia”. ¿Es cierto? Si ITS está colocando bombas en autobuses en tres países, ¿por qué la reacción moderada del Estado a un movimiento terrorista internacional? El portavoz de ITS en lengua inglesa se llama Abe Cabrera. Abe es una figura desconocida entre los radicales pero ha sido bien recibida en algunos círculos debido a su defensa del eco-extremismo. No oculta dónde vive, pero permanece sin ser molestado por el Estado. Esto es extraño si Interpol está involucrada, comparado con el tratamiento recibido por les miembros de la oficina de prensa del FLT por los actos menos graves que reportaron. Ciertamente, yo no estoy abogando porque el Estado les apunte e intentar responder a por qué no lo ha hecho sería pura especulación. Pero como con muchas de las propias afirmaciones de ITS, las cosas no cuadran.

Aragorn, un miembro del colectivo Anarchist News, riéndose en Facebook en respuesta a la amenaza de muerte de ITS contra un anarquista, junto a la publicación de esa amenaza en Anarchist News, antes de que fuese retirada.

A pesar de todo lo anterior, el hecho inquietante sigue siendo que varies anarquistas y proyectos anarquistas en los EE.UU. continúan proporcionando una plataforma a ITS. Al transmitir este hecho tanto a anarquistas sociales como insurreccionales en México, respondieron con desconcierto, rabia y decepción de que un grupo que está poniéndoles bombas y amenazándoles esté siendo aupado en los EE.UU. por algunes anarquistas. Esto habla de nuevo del privilegio del que disfrutan eses anarquistas estadounidenses en tratar a ITS como un ejercicio intelectual mientras les compañeres en México están bajo su ataque. Desde mayo, estas plataformas han publicado un montón de artículos y podcasts sobre ITS y atacando personalmente a anarquistas que critican a ITS. En respuesta al comunicado de ITS amenazando con matarme, un prominente anarquista en esta línea escribió: “OMG esta mierda es tan histérica. Wow.” y luego rápidamente lo publicó en su sitio web. Recientemente, este mismo grupo publicó Black Seed, una revista que se distribuye a nivel nacional y que en parte busca incorporar el eco-extremismo, entre ellos el de los anarquistas. ITS, en el anarquismo verde. Una segunda edición de la revista eco-extremista Atassa está programada para ser publicada alrededor de fin de año, presumiblemente de nuevo por Little Black Cart.

Esto no se señala con la expectativa de que estes individues y proyectos dejarán de apoyar a ITS. Más bien, se señala para que anarquistas. Más bien, es así que les anarquistas son conscientes de aquelles en nuestros círculos que están proporcionando legitimidad y cobertura para un grupo cuyo único propósito es asesinar a la gente y que tienen una historia de atacar a les anarquistas en particular. ITS se ha proclamado enemigo de les anarquistas. Sus palabras y hechos reafirman eso. ¿Por qué, entonces, nuestros enemigos deben ser bienvenidos o tolerados en nuestros espacios?

This entry was posted in Acciones, Noticias, Noticias y comunicados, Textos and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.