Canadá – Manifestación salvaje y disturbios en Montréal el 15 de marzo contra la represión, en solidaridad con les compañeres en prisión y en homenaje a la memoria de Anna Campbell

A continuación, dejamos la traducción que hemos hecho de una crónica aparecida en inglés en Act For Freedom Now! y que fue publicada originalmente en MTL Counter Info, y que narra, desde la perspectiva de una de las personas que la vivieron, la noche de disturbios y enfrentamiento con la policía que tuvo lugar el pasado 15 de marzo en Montreal, Canadá, cuando un bloque negro atravesó varias calles de la ciudad atacando con piedras y fuego oficinas bancarias, vehículos de alta gama, hoteles y otros símbolos de la miseria, la devastación y la explotación con la que, en Canadá, aquí o en cualquier otro lado (a diferentes niveles) la represión, el Capital, el Estado, el Patriarcado, nos atormentan todos los días.

La acción, además de un gesto de revuelta totalmente legítimo por sí mismo, es también una manera de saludar y transmitir fuerza a compañeres en prisión y de recordar a la compañera Anna Campbell a un año de su muerte el 15 de marzo de 2018. Anna Campbell era una anarquista británica que formaba parte de proyectos militantes antiespecistas, feministas y anticarcelarios como el colectivo Empty Cages, la HSU (Hunting Sabboteurs Association) dedicada al sabotaje de la caza o la Cruz Negra Anarquista de Bristol, y que murió en Rojava durante un ataque aéreo con misiles lanzado por el ejército turco mientras luchaba junto a las YPJ por defender su proyecto revolucionario y su autonomía de las agresiones inhumanas del fascismo de Erdogan y del resto de agentes agresores que se disputan el territorio sobre los cadáveres de les kurdes, de les animales no-humanes y de la tierra.

Que se extiendan las manifestaciones salvajes y espontáneas contra la paz de los ricos, que la rabia se convierta en una aliada contra el miedo y la desesperación.

——————————————-

Quiero recordar cómo me sentó ser sacudide por la belleza de la multitud. El miedo y la ansiedad se disipaban a medida que un bloque negro con la fuerza de un centenar tomaba la calle, al darse cuenta de su poder colectivo que obliga a las unidades policiales a mantener una distancia segura. «Está pasando. Podemos hacerlo.»

Atacar coches de lujo, hoteles y bancos cuando la policía ha sido incapacitada para defenderlos es un ataque contra la propia policía, que depende de la percepción de que pueden mantener la ley y el orden para ser respetada por les buenes ciudadanes y temida por les excluídes. Una llamada-y-respuesta de cristales rotos se hace eco a lo largo de Peel Street, mientras los proyectiles vuelan hacia las ventanas de los bancos en rápida sucesión. No os preocupéis, varias piedras, bengalas y al menos un decente cohete de pirotecnia están reservados para los SPVM.

La espontaneidad funciona bastante bien a veces, y es guay cuando la gente rueda un contenedor desde un callejón, alguien más deja caer una bengala en él para iniciar un pequeño incendio, un “ACAB” es pintado con spray en la parte delantera, y otros deciden cargar con él contra algunos policías más adelante, todo en el lapso de sesenta segundos, como si estuviese cuidadosamente coreografiado. Nuestro tiempo todes juntes es limitado, aunque expansivo.

La policía antidisturbios llegó desde detrás de Maisonneuve y rápidamente disparó gas lacrimógeno, que tuvo su efecto habitual en una manifestación relativamente tan pequeña. Dos personas fueron arrestadas, y algunas personas resultaron heridas. Esto nos llevó a sugerencias tácticas necesarias para la próxima vez:

Hacer la dispersión peligrosa (para la policía): Cuando una manifestación se dispersa en múltiples direcciones tras el ataque policial, podríamos intentar mantener la compostura, comprobar si están nuestres amigues y buscar nuevos alrededores, y ver si podemos reagruparnos con les otres que hayan girado por la misma esquina. Puede que seamos más pequeñes en número, pero la atención de los maderos estará dividida, y es improbable que estén en posición de atacarnos otra vez de inmediato. Incluso podríamos encontrarnos con grupos aislados de policías que no están preparados para una multitud hostil. El Estado está utilizando armas químicas y fuerza contundente para acortar una salida alegre de la devastadora rutina de una sociedad de prisiones, y podría estar perjudicando a nuestros amigos: respondamos a la altura de su agresión.

Acelerante: ¿Vamos a traer/usar un poco? El contenedor antes mencionado habría sido un ariete mejor si estuviese más cubierto de fuego.

Review of Black Bloc Manual, 13ª Edición, Capítulo 12: Escoger la herramienta correcta para el trabajo. No todo es un sustituto adecuado para un buen martillo. Segundo, cubrir tu cara no es suficiente para ser anónime. Si tu máscara o algún otro elemento de tu vestimenta destaca entre la multitud podría ayudar a los policías a rastrearte (a través de polis encubiertos, vídeos de retransmisión en directo o secuencias de video publicadas después del hecho), lo que podría ponerte en mayor peligro a medida que la manifestación finaliza o incluso después. .

La parte trasera de la manifestación: Las tácticas de dispersión del viernes y las de la manifestación de la noche de la víspera de las elecciones en octubre pasado fueron idénticas. Los antidisturbios se acercan a una calle de distancia por detrás de la manifestación y disparan gas lacrimógeno. El pánico que circula puede permitirles conducir vehículos directamente hacia la multitud que corre, acelerando la dispersión. ¿Qué podría lograr un equipo combativo de personas que sostienen la retaguardia de la manifestación? No hay propuestas específicas para hacer aquí, pero creemos que esta es un área a mejorar.

Saludos cálidos a todos los otros equipos e individues que vinieron, y a todes les que estaban allí en espíritu. Cuidemos unes de otres y destruyamos a toda autoridad. Ahora, nos gustaría escuchar cómo experimentasteis vosotres este 15 de marzo.

Enviamos amor a todes les rebeldes tras los barrotes. Fuego a las cárceles.

También recordamos el sacrificio de Anna Campbell, una anarquista que luchó junto con las YPJ en Rojava, y que fue asesinada junto con otres cuatro compañeres por el ejército fascista turco hace un año, el 15 de marzo de 2018.

¡Nos vemos el 1 de mayo, o puede que antes! Que se joda la policía.

This entry was posted in Acciones, Noticias, Noticias y comunicados, Presxs and tagged , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.