Francia/Euskal Herria – “Cuando Bizi, ANV y compañía se convierten en cómplices del Estado: Declaración sobre la impostura plataformista” Comunicado del colectivo antirrepresivo Désarmons-les sobre el papel apagafuegos de la Plataforma G7 Ez

Ver también: Euskal Herria/Francia – Sobre los disturbios en el campamento contra el G7 en Urrugne + Texto de Chats Noirs sobre el debate en torno a la violencia en las protestas

A continuación, dejamos la traducción que hemos hecho de un comunicado del colectivo antirrepresivo francés Désarmons-les sobre el papel apagafuegos, colaboracionista y pacificador de la Plataforma G7 Ez, organizadora oficial de la contracumbre frente a la reunión del G7 en Biarritz (Euskal Herria francesa) pero que no hizo nada salvo tratar de imponer un falso “consenso” sobre la no-violencia en las acciones, orquestar algunos espectáculos con los que dar ilusión de movimiento (de los que la mayoría se acabó desmarcando) y organizar un ciclo de conferencias oficialista y totalmente inserto en el marco institucional (usando para ello el FICOBA, con sus seguratas y su estructura jerárquica y privada) con el que reafirmar sus narrativas altermundistas y desterrar discursos y prácticas autónomas y de combate pretendiendo devolver al presente los fantasmas de viejas glorias pasadas.

Ai ferri corti contra este mundo, pero también con sus falsos críticos.
Como decía una pintada vista por ahí…
EL PACIFISMO ES UN PRIVILEGIO DE RAZA, DE GÉNERO Y DE CLASE
¡GUERRA AL G7, GUERRA A SU FALSA PAZ!

———————————————

Cuando Bizi, ANV y compañía se convierten en cómplices del Estado
Declaración sobre la impostura plataformista

Sobre la contracumbre del G7 en el País Vasco

La plataforma G7 EZ, sacudida por su caminata el sábado 24 de agosto a Hendaya en la que el número de participantes estaba claramente inflado, incluida la prefectura, escribió con una seguridad bastante inapropiada dadas las muchas críticas de las que es objeto: “Esta contracumbre ya es un éxito”

Esta oración resuena en nosotras como un golpe de martillo. Es la gota que colma el vaso: ha llegado el momento de denunciar la impostura de estas organizaciones que durante demasiados años han estado tratando de privarnos de nuestras luchas y han negociado constantemente nuestra rendición a la violencia del sistema capitalista.

La plataforma G7 EZ ha llamado a converger en el G7 de Biarritz para participar en un campamento y en acciones sobre la base de un “consenso de acción” que, digámoslo claramente, no alcanzó ningún consenso, ni entre las participantes en la contracumbre ni entre las participantes en la plataforma misma. Los grupos Indar Beltza e IPEH Antifaxista también han abandonado la plataforma en la víspera de la contracumbre.

La Plataforma G7 EZ ha invertido toda su energía y sus finanzas (más de 50.000 euros) en la puesta en marcha de un programa de conferencias en el centro FICOBA, mayoritariamente animadas por miembros locales de su red, pero no ha considerado útil financiar, ni ha considerado siquiera establecer, los medios logísticos de la contracumbre: las comidas, los equipos jurídicos y de cuidados autónomos, desplegados independientemente de ella y sin su apoyo efectivo. Tampoco ha establecido una conexión de Internet ad-hoc que permitiese una mejor comunicación entre los diferentes polos de la contracumbre ni un centro de medios digno de su nombre, al contrario de lo que se hace en la mayoría de las contracumbres, incluso en campos perdidos en medio de ninguna parte.

En las primeras horas del campamento de Urrugne, la parte más influyente de la plataforma, visiblemente desacostumbrada a las prácticas de autogestión, era reacia a celebrar reuniones generales, sin duda pensando que la organización del campamento permanecería sus reuniones “en la cumbre” (sin juego de palabras).

Finalmente, y esto es sin duda lo más escandaloso, la plataforma se ha comportado durante toda la contracumbre como si pudiera actuar y decidir sin los cientos de participantes, simplemente para establecer reglas de conducta que todes debían respetar, a riesgo de ser invitades a “irse a otro lado”. Si su comunicación es no-violenta, sus prácticas son hermosas y muy autoritarias.

En varias ocasiones, en sus declaraciones públicas y en debates en voz alta, miembros de la plataforma mostraron un chauvinismo presuntuoso y moralista hacia las participantes de la contracumbre que no estaban de acuerdo con ellos. Escuchamos en particular: “Es NUESTRA contracumbre”; “Si no estás de acuerdo con NUESTRO consenso de acción, no tienes nada que hacer en el campamento”; “Aquí hay una mayoría de franceses que no respetan el consenso de acción del pueblo vasco, es el imperialismo”…

El sábado por la noche, la única declaración oficial de la plataforma en su sitio web fue una noticia que denunciaba el ataque a un fotógrafo, probablemente sintiéndose obligados a honrar su compromiso con la prefectura de condenar moralmente toda violencia. Todos recordarán a estos voluntarios de la plataforma desplegados a lo largo de la procesión en lugar de la policía para proteger a los bancos de posibles acciones anticapitalistas contrarias a su “consenso de no acción”.

Por otra parte, no hubo noticias de la plataforma sobre la represión en curso este sábado en Bayona, los 68 arrestos o las sentencias preventivas arbitrarias o severas de tres alemanes de 18 a 23 años encarcelados el día antes del final de un juicio expedito, a pesar de que es un escándalo absoluto. ¡Que los miembros de la plataforma no vengan a hablarnos más de solidaridad con les prisioneres!

Finalmente, la plataforma canceló unilateralmente las principales acciones de bloqueo planeadas el domingo al usar la presión policial como pretexto, como si de repente descubriera la escala del dispositivo e imaginara que podría desafiar la autoridad del Estado y del G7 sin codearse con la policía. Los directores cancelaron la presentación de su obra, demostrando una vez más cuánto ven a los miles de manifestantes como se muestra. Tomados por sorpresa, estos últimos no pudieron organizar una acción extensiva en el último minuto, pero improvisaron un mitin de apoyo con las personas detenidas en el CRA de Hendaya. Afortunadamente, la presencia del espíritu de los participantes en la contracumbre ha podido compensar la negligencia y la falta de reflejos políticos de los juegos de plataformas…

Para completar todo, la plataforma organizó una conferencia de prensa el lunes al mediodía (en la Cité de l’Océan, a tiro de piedra de la zona prohibida) para hacer una declaración acordada sobre el villano Macron y sus secuaces, pero no hizo una descripción detallada y crítica del desarrollo de los días anteriores: no hubo una evaluación cuantificada de la represión, no hubo una explicación coherente de la cancelación de las acciones del día anterior, nada sobre el contenido de las incesantes negociaciones con la prefectura, nada sobre los obstáculos a la defensa encontrados por el Equipo Legal, ni sobre la infiltración de la organización de la contracumbre por parte de una topo policial, nada sobre el balance financiero de la contracumbre y la renuencia a apoyar a los colectivos que se han roto para que exista el campamento permitiendo que sus activistas participen en sus conferencias y “acciones”… Al final de la conferencia, 40 personas se fueron simbólicamente a la zona roja, levantando los brazos para las cámaras, en una mascarada final ciertamente negociada con el prefecto, quien dejó a algunas activistas, incluidas las vascas, con una sensación de humillación.

Para obtener información (no buscar en el sitio web de la plataforma) sobre la contracumbre, visite: https://g7borroka.info/

Sobre el consenso de acción y las redes de desobediencia civil

Durante casi 20 años hemos estado viviendo una caída totalitaria muy peligrosa, acompañada de una militarización inexorable de la sociedad y una represión cada vez más feroz de los movimientos de revuelta popular. Este cambio requiere una respuesta rápida y sin compromiso con el orden establecido. Cualquier otra postura es solo arribismo y fraude reformista.

Sin embargo, bastante fuera de estas realidades, las organizaciones de defensa ciudadana como ANV, Bizi Bayonne, Alternatiba o The Disobedient continúan queriendo pacificar la situación y empujarnos a una inacción ideológica que constituye el lecho del totalitarismo. Peor aún, utilizan la experiencia de la lucha armada en el País Vasco para dar una conferencia y legitimar una renuncia a todas las formas de acción radical, haciendo de las condiciones negociadas para su rendición la única alternativa posible al capitalismo de la seguridad y su violencia sistemática.

Cada año, estas organizaciones producen abundante literatura para tratar de imponer una visión única de la lucha, haciendo de la disociación, la denuncia y el culto a los mártires un dogma al que cada una debe obedecer, bajo pena de sufrir el ostracismo o incluso la denuncia a las autoridades. Estas organizaciones no dudan en llevarse bien con las prefecturas y el Estado para deshacerse de las personas cuyas ideas o modos de acción son dudosos para su estrategia de comunicación no-violenta y reformismo presumido. Muchas de sus declaraciones públicas se escandalizan por los actos de revuelta popular y utilizan la terminología de los criminólogos para denunciar los “actos intolerables” de los que hacen culpables a las proletarias demasiado agitadas ante sus ojos. Estamos ante los mismos discursos reaccionarios que llaman “delincuencia” a la revuelta de aquellas históricamente llamadas “clases trabajadoras, clases peligrosas”.

En el año 2015, ANV COP21 (el Processus Actions Non-Violentes en la 21ª Cumbre de la Conferencia de las Partes – COP21), que es una de las muchas emanaciones de plataforma de la red de “desobediencia civil y no violencia“, elaboró un “documento interno” (consultar en francés aquí) que podría servir como una carta para sus activistas, resumiendo los fundamentos de la acción no-violenta.

Esta carta es uno de los mayores escándalos que una organización supuestamente protestante haya producido. A lo largo de las páginas, descubrimos con asombro una serie de imágenes que ponen de lado a activistas y actores de desobediencia civil y que enumeran el “mal comportamiento” mejor que un informe de la Gendarmería. Uno podría esperar una disociación clásica de prácticas desenfrenadas y sabotaje (no es de extrañar para las organizaciones contrarrevolucionarias), pero la disociación no se detiene allí. De hecho, más allá de lo que estos inquisidores describen como agresión física, redundando alegremente en la terminología policial, la carta denuncia indiscriminadamente cualquier “palabra irónica, despectiva e hiriente”, cualquier “burla o estigmatización”, prescribiendo “no gritar” sobre las personas, “no tener actitud provocativa o insultante”, “amenazante”, para evitar “cualquier cosa que pueda aumentar la tensión (correr, gritar, hacer gestos repentinos)”, no usar “pasamontañas, pañuelos en la cabeza, gafas de sol o pieles que enmascaren la cara, ninguna careta o máscara de gas”, etc.

En caso de agresión por parte de la policía, a saber, “cargas y porrazos”, las manifestantes están invitadas a… “sentarse”. La defensa propia no recibe ninguna consideración a los ojos de estas organizaciones reaccionarias, que hacen del sacrificio el corazón de su acción.

La ignominia disociativa va tan lejos como para estigmatizar a las víctimas de la violencia estatal, ya que esta persona aparece en una foto en la cuarta página de este cuadro y se presenta como un “mal manifestante” porque le da la espalda. a la policía y lleva un cartel que dice “gracias a ti mi vida ha cambiado, gracias” con una sonrisa y una cruz en un ojo. La imagen va acompañada del comentario “ninguna palabra irónica, insultante, ofensiva…”. Solo nos preocupa, pues la persona criticada aquí perdió un ojo debido a un disparo de LBD 40 el 22 de febrero de 2014 en Nantes.

En Nantes, estos artesanos de la sumisión llegaron a establecer un contingente de informantes, vestidos de blanco, acusados de aislar a las manifestantes radicales, extraerlas de las manifestaciones, o incluso entregárselas a la policía. Esta práctica colaboracionista, que afortunadamente fue un fracaso en Nantes, se encontró durante el G7 de Biarritz en un documento que circulaba entre la multitud: “Enfrentarse a personas con la cara enmascarada, una situación de degradación de la propiedad o agresión física (…) rodee al grupo lo suficiente como para no ponerse en peligro y levante las manos en el aire mientras los observa para demostrar que no nos adherimos al acto de violencia y que es un acto aislado”. Escalofriante.

En el momento de las manifestaciones en la vía pública, la recesión de estas organizaciones para pensar dispositivos para neutralizar cualquier enojo y cualquier revuelta, en particular mediante el despliegue de voluntarios en casullas o vestidos de blanco para proteger los bancos, para canalizar a la multitud, para hacer cadenas o gatear en el suelo frente a la policía, son todas formas de materializar con sus cuerpos su negativa a luchar por el futuro de las nuevas generaciones y confiar su destino a la buena voluntad de cualquier tirano iluminado que evitaría todo sufrimiento. O a la policía, con esta ingenua creencia o certeza de que la violencia estatal puede evitarse si se es amable, negando al mismo tiempo décadas de historia popular de opresión de clase, racismo y sexismo: no, no es suficiente “no tener nada que reprocharte” para escapar de la arbitrariedad.

Estas organizaciones, habiendo entregado sus armas al imperialismo del Estado capitalista, presionaron a los movimientos sociales para pacificarlos en exceso, convirtiéndose en nada menos que auxiliares policiales. En otros contextos, se llaman traidores.

Como siempre pasa con ocasión de las contracumbres con una dimensión internacional, las organizaciones bien establecidas sin ninguna radiación más allá de las fronteras locales o nacionales aprovechan la logística y las fuerzas de las redes anarquistas para reclamar el estatus usurpado: comedores, equipos médicos, equipos legales… Sin mencionar las prácticas de autonomía y los muchos momentos de intercambio y reflexión colectiva, que son iniciados y llevados principalmente por participantes fuera de sus plataformas…

Sin poder confiar en estructuras reales de autogestión, la firma de algunos cheques les permite engañarse al alquilar las instalaciones de un centro de conferencias para organizar un simulacro de debate público, que no tiene nada que envidiar a los de la comisión nacional de debate público, con sus líderes autoproclamados o falsamente legítimos y figuras intelectuales que monopolizan el espacio para promover sus intereses políticos o su ego. Otros, invitados a través de intermediarios de personas que intentan aportar contenido político al asunto, sin saberlo, sirven de fianza a otros para promover su cabildeo pacificador.

Sin mencionar que estas organizaciones navegan en un imaginario libertario y antiautoritario, a pesar de que sus estructuras internas, modos de operación y la preferencia por el dinero que implican, dan testimonio de lógicas autoritarias. La mera mención de un consenso de acción decidido para que algunos sirvan como guía para miles de otros es un insulto a 200 años de luchas libertarias y anarquistas para promover el libre albedrío y la autonomía de cada una. No nos confundamos de amigos, no pasamos de treinta años de lucha armada dentro de grupos comunistas autoritarios a un alternativismo de base sin preservar los viejos reflejos disciplinarios que nos permiten mantener la cara… y liquidar sus cuentas con sus detractores. Sin mencionar a los líderes carismáticos que interactúan con su entorno como gurús de culto, despertando fascinación y miedo, mientras tienen el monopolio virtual de la comunicación oficial de sus organizaciones …

El 25 de agosto, la plataforma G7 EZ escribió: “El objetivo de la plataforma era ser visible, es un éxito”. Todo está dicho. Las representaciones teatrales de estas organizaciones, que son tan sacudidas que traicionan la incapacidad de invertir sinceramente el campo de los levantamientos populares de otra manera que no sea proponer alternativas agradables y absolutamente no subversivas, han agotado nuestra paciencia. Obviamente apoyamos la manifestación de Hendaya, es decir, a los cientos de personas de buena fe que fueron a demostrar su desacuerdo, pero no los marcos autoritarios y disociativos en los que encaja.

Nuestra ira es angustia porque ellos son conscientes de haber elegido comprometerse con el mundo contra el que estamos luchando. No permitamos más la parálisis, la ilusión y la impostura deben estallar a la intemperie. Esto es lo que pretende esta declaración.

¡Estamos decididas, pero no calmadas!

Diálogo con pintadas en una pared del campamento contra el G7 en Urrugne:
– El pacifismo colabora
– ¿Y la estupidez no?
– ¡Sí, la de los pacifistas!

This entry was posted in Acciones, Noticias, Noticias y comunicados and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.