Italia/Portugal – Más información sobre motines en las prisiones italianas + Motín en la cárcel de O Porto ante las medidas de excepción por el «coronavirus»

Ayer informábamos en este blog sobre una serie de motines en un montón de prisiones italianas, donde les preses explotaron ante la prohibición de las visitas de familiares y seres queridos al menos hasta el 3 de abril, dentro de la política de excepción aplicada por el gobierno italiano dentro y fuera de las cárceles con la excusa del «coronavirus».

Ahora, venimos de recoger del blog Desde Dentro esta información adicional, que nos habla de que la cifra de muertes en las cárceles italianas se ha duplicado en las últimas 48 h (en las noticias que tradujimos ayer se hablaba de 3 presos muertos en la cárcel de Módena, ahora se habla de 6) y el número de cárceles donde se han producido revueltas también ha crecido. Además, también informan de otro motín en Portugal, en la cárcel de O Porto (donde, recordemos, está preso nuestro compañero Gabriel Pombo da Silva hasta que se resuelva finalmente su extradición, aprobada pero recurrida ante el Tribunal Supremo portugués) y de otras eventualidades relacionadas con el mismo virus en las prisiones españolas.

¡A aprovechar esta enésima «crisis» para desestabilizar el orden mortífero del Capital, del Patriarcado y de sus Estados!

—————————————————

10-03-2020

Según hemos podido saber por Gabriel, a través de una conversación telefónica, en la prisión de Oporto, en la que se encuentra confinado, ha habido un motín que se ha saldado con varias personas presas heridas en la cabeza por los guardias, despues de que el director se haya negado a dar de comer a los presxs en las zonas comunes e impedido las visitas a familiares y abogados, a pesar de la propuesta que éstos le hicieron para que tomara las medidas oportunas de prevención y, de esta forma, evitar la “medida” de incomunicarlos de sus seres queridos. Las reivindicaciones han dado su pequeño fruto hasta el punto de que el director ha acabado cediendo en cuanto a no mantenerlos aislados en su celda, a que hayan podido acceder a poder comprar comida y a poder hablar por teléfono. No podemos saber mas, hasta que nuestro compañero pueda comunicarse de nuevo con el exterior.

El control social que ejercen los Estados y las empresas se convierte en una malla tan fina que atrapa y sujeta todas las manifestaciones de la vida cotidiana. Es entonces cuando el poder, sin importar quien gobierne, recoge los frutos que le aporta dicha malla. Nos venden su miedo para que, de esta manera, el individuo alienado sucumba a tan perversas sugerencias. De hecho, el Gobierno de Portugal anunció la noche del 6 de marzo, la suspensión de visitas a hospitales, residencias de mayores y prisiones en la región norte del país, donde (hasta entonces) estaban 15 de los 21 enfermos de coronavirus detectados en territorio luso.

En Italia, también debido a la «medida» de no dejar pasar a las familias a comunicar, hay revueltas en 27 prisiones con un saldo de seis muertos, sólo en la prisión de Módena, en circunstancias muy poco claras. Los massmedia argumentan que por sobredosis, causa recurrente y muy común con la que los Estados intentan justificar la absoluta dejadez y abandono sanitario en el que se ven sumidas las personas privadas de libertad. La cárcel mata de mil maneras diferentes y cabe esperar una respuesta similar por parte de los carceleros españoles.

En España, una carcelera que “trabaja” en el módulo de jardín de infancia de la prisión Madrid IV, en Aranjuez, ha dado positivo en las pruebas por coronavirus, el primer caso conocido en la cárcel española.

El Estado mediante el monopolio de la sanidad nos hace más dependientes y nos controla. La medicina es utilizada como un instrumento más de control social al igual que la policía, la religión, los medios de comunicación para perpetuar el poder de dominación y explotación. El control social es la autoridad ejercida por la sociedad sobre las personas que la componen. Como dice Foucault: «El control de la sociedad sobre los individuos no se efectúa solamente a través de la conciencia o de la ideología, sino también en el cuerpo y con el cuerpo. Para la sociedad capitalista, es la biopolítica lo que más cuenta: lo biológico, lo somático, lo corporal.»

Y como parte del engranaje, los carceleros, militares y policias pero también las personas trabajadoras, que seguirán produciendo (unxs, dolor y destrucción y otrxs, como esclavos del sistema). No veremos jamás cerrar fábricas, pero asistimos impasibles como sociedad “democrática” –una vez más- a vulneraciones de derechos de gente pobre y, dentro de la “categoría” de pobre, a los derechos de lxs presxs.

¿Seguiremos pagando las crisis económicas, humanitarias, sanitarias, las transiciones energéticas, mientras los ricos y poderosos sigan siendo excluidos de la cárcel, pero también de la “lista de exclusiones”? ¿Hasta cuando estaremos dispuestos a permitir que se nos pisotee de esta manera?

¡¡¡FUEGO A LA CÁRCEL Y A LA SOCIEDAD QUE LA NECESITA!!!
¡¡¡POMBO LIBERTAD!!!

fuente: Presxs en Lucha facebook

This entry was posted in Noticias, Noticias y comunicados, Presxs and tagged , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.