Turquía – La policía militar turca reanuda los desalojos y evacuaciones de los campamentos de refugiades en los distritos de Torbali y Bayindir, en Izmir

Sigue a continuación un reporte informativo traducido desde Insurrection News, que recogen y traducen de la página de la red social Facebook «Evimiz Neresi?» («¿Dónde está nuestro hogar?») y que habla sobre las evacuaciones que las fuerzas policiales turcas están llevando a cabo sobre los campamentos que les refugiades han construido en los distritos rurales de Torbalı y Bayındır en İzmir, por orden del gobernador del distrito. Estas instalaciones, extremadamente precarias, son salidas construidas por les propies refugiades que trabajan en esas zonas como trabajadores agrícolas estacionales a cambio de sueldos realmente míseros. Ahora, las autoridades pretenden expulsar a todes aquelles refugiades que no tienen su residencia registrada allí (lo que significa, en muchos casos, deportarles de regreso a la guerra de la que escaparon y, por tanto, empujarles a una muerte casi segura), así como prohibir que les refugiades puedan seguir viviendo en tiendas de campaña, obligando a les que se les permita quedarse a alquilar viviendas, algo imposible para la mayoría, incapaces de obtener dinero suficiente para ello debido a los ridículos sueldos que reciben por su trabajo (y eso cuando les pagan, porque a muches no les pagan).

Fuerza para quienes resisten y luchan contra el Estado genocida turco.
Fuerza para quienes resisten y luchan contra las fronteras y su mundo.

———————————–

A partir del 8 de febrero, les refugiades viviendo en tiendas en los distritos de Torbalı y Bayındır están siendo evacuades de acuerdo con las decisiones del gobernador del distrito con la intervención de la gendarmería y las áreas de tiendas están siendo retiradas. Miles de refugiades que dejaron sus países por culpa de la guerra civil en Siria han estado luchando para sobrevivir como trabajadores agrícolas estacionales y viviendo en los campamentos de tiendas construidos con sus propios esfuerzos en las zonas rurales de İzmir.

Desde el miércoles, muchas áreas de tiendas están siendo retiradas por la gendarmería sin ninguna razón. A algunas áreas de tiendas les fue concedido de plazo hasta el lunes para evacuar la zona. A les refugiades cuya residencia no es İzmir se les dijo que serán expulsades y a les demás no se les permitirá permanecer en las tiendas y se supone que debían alquilar casas. Sin embargo para la mayoría de les refugiades que trabajan por sueldos muy bajos no parece posible conseguir suficiente dinero para mudarse a una casa.

A cambio de mostrar las zonas de tiendas y dar trabajos «dayıbaşı» (el maestro de la zona) deduce los sueldos de les refugiades, no paga regularmente o incluso no paga nunca. Ya que estes trabajadores agrícolas necesitan vivir cerca de sus áreas de trabajo y no conocen el idioma están obligades al sistema dayıbaşı. Así, esta gente siendo evacuada de las tiendas significa la retirada de sus recursos de ingresos.

Les refugiades que lo dejaron todo cuanto tenían en Siria no pueden obtener ingresos durante un largo plazo ya que la demanda de trabajadores estacionales disminuye en invierno. Pueden sobrevivir a los climas fríos gracias a las tiendas, la comida, productos para prender fuego, pañales y productos de higiene proporcionados por el limitado número de voluntaries. Las zonas de tiendas carentes de cuartos de baño, duchas y agua limpia y cubriéndose de barro después de cada lluvia están siendo ignorados por las autoridades.

Estas condiciones afectan a les niñes al máximo. Les niñes son expuestes a enfermedades y discapacidades en el desarrollo como resultado de la nutrición precaria y las condiciones insalubres. Los hospitales se niegan a tratar a les refugiades sin documentos. Ni siquiera la muerte del bebé Noaf por neumonía tras ser rechazado por el hospital pudo tener un impacto suficiente en la política del gobierno para les refugiades que hace más difícil para les refugiades ser registrades. Hay montones de niñes sufriendo neumonía en los campos. La amenaza de desplazamientos forzosos por la gendarmería sólo profundiza el trauma de les niñes causado por la guerra civil y las condiciones de vida precarias.

En el último mes de mayo antes de la cosecha, en las áreas de las tiendas que proporcionaban un espacio para vivir cerca de dos mil personas fueron removidas por la gobernación de distrito. Ahora es instigante que el mismo incidente ocurre antes de la siembra, momento en el que aumenta la demanda de trabajadores estacionales. Sin embargo, se había especulado durante tres años que la gobernación y el municipio de distrito tenían planes de trasladar las áreas de la tienda a un centro para mejorar las condiciones de vida de les refugiades trabajadores agrícolas.

This entry was posted in Noticias, Noticias y comunicados and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.