Francia – El compañero Damien Camelio apaleado y detenido a traición por la policía en Saint-Melo

Traducida del francés, la pintada dice “¡Un madero bueno es un madero muerto!”

El pasado 29 de junio, el compañero Damien Camelio salía de la prisión de Fleury-Merógis, a donde había entrado durante varios meses acusado de participar en una manifestación que tuvo lugar en París en la noche del 14 de abril de 2016, en el contexto de la lucha contra la Loi Travail (Ley del Trabajo), en la cual se produjeron actos de sabotaje contra símbolos del capitalismo, el Estado y enfrentamientos con la policía (se puede leer una crónica traducida a castellano en el blog Attaque haciendo click aquí). Recordemos que el compañero ya había estado en prisión cumpliendo una condena por algunos actos de sabotaje que fueron reivindicados como GADI y por los que el compañero había asumido su responsabilidad política.

Un mes más tarde, el pasado 30 de julio, el compañero sufrió una grave agresión policial sin más motivo que sus ideas, prácticas y compromisos anarquistas. Los maderos le pegaron primero una fuerte paliza (por la que le han quedado varias secuelas, como una mano fracturada y un tímpano perforado por el que podría perder la capacidad auditiva de su oído derecho, entre otras) y luego le detuvieron sin razón alguna, manteniéndole bajo custodia durante 36 horas en condiciones penosas (sin comida, sin agua, y sin dejarle ver a un médico hasta que el compañero amenazó con contactar con su abogado). El compañero fue ahora llamado a comparecer en el tribunal en marzo de 2018, acusado de “desprecio y resistencia”.

Siguen las palabras del compañero relatando los hechos, que fueron publicadas en inglés en Insurrection News, desde donde yo las traduje al castellano.

¡Fuerza al anarquista irreductible Damien Camelio!
¡Todo el mundo odia a la policía!

¡Maderos, cabrones, cobardes!

—————————————–

El compañero Damien Camelio, que acababa de ser liberado de la prisión de Fleury-Mérogis el 29 de junio, fue sujeto a detención y a una grave paliza por los agentes de policía Grenot, Remond, Cuzon y Lercorvaisier en Saint-Malo desde la noche del sábado 29 de julio hasta el domingo 30 de julio.

Tras 36 horas en custodia policial, el compañero fue liberado con serias lesiones y una orden de asistir al juzgado en Saint-Malo para ser juzgado por desprecio y resistencia el 13-03-2018 a la 13:30.

Comunicado del compañero:

Salí de Fleury hace un mes y todavía no había tenido la oportunidad de celebrar mi puesta en libertad con mi compañera. El pasado sábado fuimos al cine, luego, tras dejar al niño en casa de su abuela salimos a tomar una bebida en el L intra-Muros (Nota de Traducción: L intra-Muros es un restaurante en Saint-Malo).

Como Saint-Malo es una ciudad pequeña puedes contar los lugares para salir con los dedos de una mano. Debido a esta falta de elección, fuimos a bailar a una podrida gramola con música de mierda. Pero no nos importaba, sólo queríamos estar un poco alegres después de meses de estar separades (años incluso, si contáis mis 2 sentencias anteriores).

Por fin podíamos pasar una noche como una señora y un señor cotidianes sin tener que esconder o falsificar nuestras identidades.

Bien, eso es lo que pensábamos.

Al final de la noche mientras estábamos esperando por un taxi a casa mi compañera empezó a sentirse muy indispuesta. No habíamos comido, sólo habíamos bebido alcohol y habíamos estado bailando durante horas en una habitación caliente. Mi compañera se desmayó.

Incluso si no lo mostraba, estaba realmente angustiado. Decidí hacer algo que normalmente no haría y no me arreglé por mí mismo y robé un coche, sino que llamé a una ambulancia como todes les demás. Yo sabía que esto podría alertar a los servicios policiales que entonces tendrían mi identidad.

Fue un gran error.

Los maderos llegaron con la ambulancia, tomaron nuestras identidades y luego la ambulancia nos transportó a mi compañera y a mí al hospital.

Cuando llegamos al hospital mi compañera todavía estaba inconsciente. Insistí en quedarme con ella pero se negaron. Entonces decidí irme a casa con la idea de regresar a primera hora de la mañana.

De lo que yo no me dí cuenta era de que durante este tiempo los maderos habían puesto nuestras identidades en el ordenador. Así que sabían quién era yo.

Cuando salí del hospital, un coche de policía estaba aparcado frente a mí y cuatro maderos estaban esperándome junto al coche.

Gritaron: “¡Hey Camélio, danos tus papeles para que podamos comprobarlos!”

No tenía nada que esconder así que se los entregué. Un madero me preguntó: “¿Llevas algún arma?”, a lo que yo respondí que sí, por supuesto, yo siempre llevo un cuchillo conmigo. Me pidió que se lo enseñara. Lo saqué y él me lo arrebató de las manos, mientras los otros tres maderos saltaban sobre mí al mismo tiempo.

Fui tirado al suelo, mis manos fueron esposadas tras mi espalda y entoncs ellos me golpearon hasta el punto de que estaba teniendo problemas para respirar. Intenté luchar un poco porque realmente era demasiado y al mismo tiempo temía que me mataran. Me estrangularon tanto que perdí el conocimiento. Cuando me desperté, los golpes seguían lloviendo sobre mí. Incluso mientras yo estaba inconsciente ellos siguieron golpeándome.

Entonces me llevaron a la comisaría y me tiraron en una celda. Me dejaron en la celda sin darme ninguna comida y ni siquiera un simple vaso de agua. Me dolía todo y pedí un médico durante horas. Después de 20 horas en este estado finalmente estuvieron de acuerdo en dejarme ver a un médico después de que amenazase con contactar con mi abogado en París.

El médico llegó y se molestó del estado en el que yo estaba. Insistió en darme un certificado médico detallando algunas de mis lesiones y especificando que mi condición justificaba 3 semanas de terapia intensiva así como visitas de seguimiento al hospital. El médico fue a la OPJ (Nota de traducción: Oficina de la Policía Judicial) para informar de que yo tenía este certificado y que no era buena idea mantenerme bajo custodia.

Estaba muy mal, pero lo peor era que se negaban a darme cualquier noticia sobre mi compañera. La última vez que la vi ella estaba inconsciente. Yo estaba aterrado por la idea de que tal vez ella no se había recuperado, y que el pequeño se sentiría perdido, sin entender lo que había sucedido o por qué no habíamos vuelto por él.

Afortunadamente, mi compañera salió del hospital al día siguiente, pudo llegar a casa sin demasiados problemas. Sospechó que los maderos me habían detenido, así que fue a la comisaría de policía varias veces y les llamó regularmente. Le dijeron que yo iba a ser liberado por la mañana pero no salí. La última vez que pasó esto, no me vio hasta 8 meses más tarde.

Así que, en resumen, acabo de ser liberado hoy. Me liberaron alrededor del mediodía tras 2 noches de custodia. La oficina del fiscal decidió no aparecer inmediatamente y como resultado de mis amenazas de notificar a mi abogado y el certificado médico del doctor, los 4 maderos decidieron retirar su denuncia.

Sin embargo, estoy convocado a comparecer en el juzgado penal de Saint-Malo el 13 de marzo para afrontar cargos de desprecio y rebelión.

Tras la paliza que sufrí: mi mano derecha está fracturada, estoy completamente sordo de mi oído derecho, tengo grandes moratones en mis brazos, espalda, costillas y piernas así como grandes chichones en mi cráneo y cortes en mi boca. Mi cuello tiene un dolor severo debido a la violenta estrangulación y estoy teniendo un montón de dificultad para respirar.

No me estoy quejando, sino documentando lo que pasó. Lo único que lamento es haber sido totalmente incapaz de luchar contra ellos. Tengo un furioso deseo de venganza, pero no puedo hacer nada, ahora que tengo adjuntos familiares me encontrarían con demasiada facilidad.

No quiero ninguna reparación judicial, estoy harto de la justicia y no soy una víctima.

No reivindico ningún estatus de inocencia, incluso aunque, y esta vez es un hecho, yo no sea culpable de nada.

Esta agresión no es nada más que una nueva forma de armamento usada por el enemigo contra les compañeres involucrades en la guerra social.

Por el momento mis pensamientos van para Krem y Kara y para todes aquelles que permanecen desafiantes a pesar de la fuerza diez veces mayor de nuestros enemigos autoritarios.

¡Por la solidaridad, por la venganza y el conflicto permanente!

Damien

Actualización:

El compañero dejó el hospital hoy, 1-08-2017, a las 19:00 h. Las lesiones más serias son una factura mayor en la mano derecha que requerirá 42 días de terapia intensiva y un tímpano perforado en el oído derecho que podría causar daños irreversibles (sordera).

This entry was posted in Damien Camelio, Noticias, Noticias y comunicados, Presxs and tagged , , , . Bookmark the permalink.