Suíza – Denegada, por enésima vez, la libertad condicional al compa Marco Camenisch

Como informó la Caja Antirrepresión de los Alpes Occidentales, y como difundió Contrainfo, una vez más el compañero Marco Camenisch ha recibido una vez más una resolución negativa de su solicitud de libertad condicional, a pesar de que ya debería haber tenido acceso a ella desde hace tiempo, cuando cumplió los dos tercios de la condena total, tal y como establecen las leyes a las que tanto se agarran para lo que les conviene pero de las que con tanta naturalidad se «olvidan» cuando «benefician», entre comillas, a una de las personas que les plantan cara.

Recordemos que el compañero Marco Camenisch es un eco-anarquista que lleva varias décadas entre rejas, donde mantuvo su lucha.

Tras una temporada viviendo en la montaña de manera autosuficiente, en consecuencia con sus ideas de ecologismo radical y rechazo de la sociedad tecno-industrial, el compañero regresa a entornos activos, donde participa en acciones y movilizaciones contra la industria nuclear, muy en boga en los años ’70 y ’80.

En enero de 1980, Marco, junto a otrxs activistas, es detenido y acusado de unos sabotajes a la industria nuclear.  En el juicio, Marco mantiene una actitud digna, declarando que no reconoce los procedimientos de ese tribunal y que se niega a colaborar con los mismos, y lee un manifiesto expresando sus motivos para atacar a la industria nuclear y al resto de potencias y entidades responsables de la degradación y destrucción de la naturaleza y del sostenimiento del orden socio-económico capitalista.

Marco es condenadose a 10 años de talego, pero en diciembre de 1981 se fuga de Regensdorf, un talego cercano a Zürich, junto a otros 5 prisioneros. Durante la revuelta que precede a la fuga se produce un enfrentamiento con los guardias en el cual muere uno de los bastardos y otro es herido. Marco siempre negó haber tomado parte en ese enfrentamiento.

Tras la fuga, Marco permanece en clandestinidad 10 largos años, viviendo con identidad falsa. En 1989, y encontrándose Marco todavía prófugo, se le relaciona con la muerte de un agente de la policía fronteriza suíza que fue abatido a tiros. Un supuesto testigo, que mentía más que hablaba, dijo reconocer a Camenisch como el ejecutor de los disparos, y los mass-mierda junto a la policía difunden su cara y le señalan como el «peligroso terrorista» que mató al guardia fronterizo y que escapó de la cárcel tras atacar a la industria nuclear gracias a la cual nuestras miserables vidas son tan «cómodas». El testigo, posteriormente, declararía que no vio a Marco y que, simplemente, escuchó los disparos porque se encontraba cerca, pero la suerte de Marco ya estaba echada.

Tras un periodo aproximado de dos años más en clandestinidad, Marco es detenido en Italia en noviembre de 1991, en un control de carretera donde le paran cuando estaba con otro compa, respondiendo Marco con disparos y comenzando un tiroteo donde él hiere a uno de los agentes y es a su vez herido en una pierna y detenido. A Marco le incautan dos pistolas y varios artefactos explosivos caseros. Es primero trasladado al hospital de Pisa y luego a la prisión de San Vittore, en Milán. La corte de Massa Carrara le condena a 12 años por asalto y sabotaje a torres de alta tensió, y el compañero pasa 9 años en aislamiento.

En abril de 2002 le extraditan a Suíza donde es internado en la prisión de Pfäffikon, donde inicia una huelga de hambre para protestar contra las condiciones de «vida» que padece en el talego, y consigue ser trasladado a la cárcel de Chur, con unas condiciones presuntamente mejores, aunque no tardan en devolverle a Pfäffikon. En julio de 2004 se le añade otra condena, de 13 años, por la muerte del madero fronterizo. Sin embargo, en noviembre de 2006 el Tribunal Supremo Federal anuló esta sentencia sobre la base de que la suma de los términos de las dos condenas superaría el máximo de 20 años establecido por la ley suíza. El 13 de marzo, por tanto, se redujo la sentencia a ocho años.

En verano de 2012, en el contexto de una de las operaciones represivas dirigidas contra diferentes áreas del anarquismo italiano, la llamada Operazione Ardire (Operación Osadía), son detenidxs y encarceladxs varixs compañerxs en Italia (de lxs cuales todxs, excepto uno, están actualmente en la calle con cargos y medidas cautelares), y al mismo tiempo se involucra en la misma operación a un entorno internacional compuesto por Gabriel Pombo da Silva (compañero anarquista galego que pasó una larga temporada en prisiones del Estado español y de Alemania y que actualmente está entalegado en A Lama, en Pontevedra), Marco Camenisch y algunxs anarquistas encarceladxs en Grecia por el caso contra la Conspiración de Células de Fuego.

Este nuevo montaje sirvió para devolver a Camenisch al punto de mira de la represión (si es que en algún momento se apartó de él) y actualmente se enfrenta a un posible juicio en Italia que podría prolongar su estancia en prisión durante aun más tiempo.

Durante todos estos años, el compañero ha mantenido sus convicciones intactas, resistiendo a los abusos y malos tratos, solidarizándose desde la cárcel con las luchas y situaciones de otrxs compañerxs y publicando textos sobre diferentes temas donde aportaba su visión. En los últimos años, el compañero ha insistido en la presentación de solicitudes de libertad condicional considerando que, al cumplir dos tercios de la condena, ésta le corresponde por derecho. Todas han sido denegadas con diferentes excusas y amparándose en entramados burocráticos que permiten que cada solicitud sea denegada por una u otra institución, dificultando y retrasando como sea la salida del compañero. Ahora, por lo visto, otra vez, el compa se encuentra con un Estado que viola sus propias leyes para aplicar con severidad su venganza sobre quienes se enfrentan a él o al sistema financiero que protegen sus estructuras.

Dejo para finalizar un fragmento de su última carta reflexionando sobre esta última solicitud denegada:

“… Esta vez el rechazo proviene del TAR (Tribunal Administrativo de Revisión). A decir verdad, estoy cansado de ocuparme de la prolijas cretinadas represivas, en las que también el TAR “aprueba“ simplemente todo lo que ya expresaron sus dignos compadres, con el único añadido de una mezquindad y malicia más. Me esperaba sin duda una confirmación de la negación, pero la verdad es que, al menos, un atisbo de seriedad en el tratamiento de los “argumentos de la defensa”. Con esto, en la práctica , van directos al internamiento a posteriori, hasta el final de la condena, como la perspectiva real más probable. Este es el único elemento a destacar… “.

Solidaridad con el compa ¡Abajo los muros de cualquier cárcel!

Abismo

This entry was posted in Marco Camenisch, Noticias, Noticias y comunicados, Presxs and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.