“Haití: Preludio a una revolución”, por Abolition Media Worldwide

A lo largo de los últimos días, en Haití ha estallado una potente insurrección popular que exige el derrocamiento del gobierno de Jovenel Moïse, corrupto títere que ha lanzado una cruda ofensiva social y económica neoliberal contra la población en forma tanto de abundantes y descaradas corruptelas como también de los paquetes de “austeridad” del FMI, siempre supervisado por sus patrocinadores del gobierno de los EE.UU.

Si bien las condiciones en Haití ya habían generado potentes revueltas meses atrás debido a la subida de los precios del combustible en un 50% sobre el coste anterior, el movimiento que ha estallado en estas últimas semanas ha alcanzado un nivel de conflicto rara vez visto, con la policía y el ejército completamente desbordados, fugas masivas de prisiones, motines y disturbios, mientras las fuerzas represoras han empezado ya a asesinar manifestantes (superando ya la quincena de muertes según algunas fuentes), y la situación lejos de calmarse se precipita cada vez más deprisa a un contexto revolucionario.

Dejamos a continuación la información que hemos recogido y traducido de It’s Going Down! y que fue recopilada por Abolition Media Worldwide. En esta cuenta de la red social Twitter también se puede encontrar bastante información de lo que está pasando (en inglés y castellano).

—————————————-

Introducción, contexto y reporte de Abolition Media Worldwide sobre la revuelta en marcha y la insurrección que se está extendiendo en Haití:

Jovenel Moïse, el corrupto presidente de Haití respaldado por EE.UU., se está enfrentando a una insurrección que se extiende rápidamente. La población ha rechazado rotundamente su reclamo de la autoridad repudiando el proceso electoral, alzándose durante las elecciones, y ahora luchando por la retirada inmediata del presidente.

El pueblo en Haití ha estado en una revuelta casi constante desde la colonización y la esclavitud. Resistiendo a les franceses, a les americanes, y a la dictadura de Duvalier. Les haitianes han resistido a todas las formas de subyugación colonial e indígena. Tras el secuestro del popular presidente Aristide, el sistema político haitiano ha sido generalmente impopular y, en última instancia, un cliente del gobierno de EE.UU.

Moïse fue “elegido” bajo la sombra de la rebelión. Cada paso que dio más cerca del poder político fue recibido con un desdén popular generalizado. Su partido, el derechista Tèt Kale (PHTK), fue reconocido por su corrupción e incompetencia. Moïse declaró: “Yo solo tengo la solución para la cuestión de la corrupción”, mientras que él asumió el poder bajo una acusación por lavado de dinero. Puso a varios políticos nuevos de PHTK en posiciones de poder mientras eran sospechosos de transgresiones financieras.

El contexto de la revuelta

El verano pasado, el gobierno implantó un programa de austeridad del FMI que elevó el precio de la gasolina, del diésel y del keroseno casi un 50% más. Este ataque draconiano se encontró con una fiera resistencia.

A medida que la resistencia disminuía el alcance del ataque capitalista contra les pobres, quedó claro. El gobierno venezolano estableció un fondo llamado PetroCaribe que ofrecía ingresos para Haití. El programa se promovió como un programa de “solidaridad económica”, valorado en $ 3.8 mil millones de dólares. Se suponía que el fondo ayudaría a restaurar el país después del huracán y generalmente aumentaría el nivel de vida de les pobres. Este dinero, en realidad, fue malgastado y malversado. La resistencia al Estado se intensificó de inmediato y nunca ha disminuido. Lo que comenzó como un movimiento contra la corrupción estatal ahora se ha convertido en resistencia contra el presidente y su partido. Les manifestantes no están articulando demandas parciales, sino que están pidiendo el derrocamiento del partido gobernante.

La extensión de la insurrección

El 9 de febrero revolucionaries bloquearon las carreteras que dan acceso a la casa del presidente y apedrearon su propiedad. Miles de personas irrumpieron en Port-au-Prince exigiendo el derrocamiento del régimen, y el Estado ha comenzado a matar a les manifestantes.

El 12 de febrero, les 78 prisioneres de la prisión de Aquin, en el sur de Haití, se escaparon ya que la insurrección en todo el país habían incapacitado para responder a las fuerzas policiales haitianas. Les prisioneres pudieron escapar mientras la policía estaba distraída por manifestantes cercanes, que exigían el derrocamiento del corrupto régimen derechista de Jovenel Moïse. Les prisioneres han salido inicialmente de sus celdas para una ducha que tenían programada, y escaparon en medio de una manifestación fuera de la prisión y de su comisaría de policía adyacente. Las barricadas hechas por les manifestantes habían bloqueado los refuerzos policiales enviados desde Les Cayes, una ciudad a unas 34 millas (55 kilómetros) de distancia.

Anteriormente en el día en Port-au-Prince, les revolucionaries respondieron al asesinato de un manifestante a manos de la policía lanzando piedras y cócteles molotov. Les militantes han establecido barricadas en llamas para bloquear carreteras en todo el país, y los ataques contra la policía han aumentado.

Solidaridad con la revuelta

Anarquistas, revolucionaries e internacionalistas tienen una responsabilidad. Cuando les pobres están bajo asalto, luchan por recuperar la dignidad y derrocan a las fuerzas de derecha, les revolucionaries deben moverse en tándem. A medida que el Estado de EE. UU. intenta impulsivamente organizar un golpe de Estado y destruir el proceso comunal/revolucionario en Venezuela, también está promoviendo un gobierno corrupto y de extrema derecha en Haití que está saqueando directamente los ingresos petroleros provenientes de Venezuela.

Les revolucionaries tienen la oportunidad de aumentar las conexiones internacionales, participar en la lucha anticolonial y anti-imperialista y combatir el impulso fascista en las Américas.

La acción revolucionaria contra las instituciones estatales haitianas es de suma importancia ahora, y los pequeños actos de solidaridad pueden tener un gran impacto.

¡El momento de actuar es ahora!

This entry was posted in Acciones, Noticias, Noticias y comunicados and tagged , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.