Italia – Declaraciones de los compañeros Francesco Sala y Lucio Alberti durante el juicio

Dejo a continuación, tras tomarlos de Instinto Salvaje, los comunicados leídos en el juicio por los compañeros Lucio Alberti y Francesco Sala, reivindicando su participación en los hechos de los que se les acusa.

Desde aquí saludar el acto de coherencia valiente y determinado de los compañeros al tomar la decisión de sabotear no sólo las máquinas de Val di Susa en aquella preciosa noche primaveral de hace dos años, sino también el circo judicial en su contra al tomar en sus manos la responsabilidad política de la acción, alzándola para silenciar las palabrerías manipuladoras de los tribunales.

¡Terrorismo, violencia, es quien devasta el territorio por intereses económicos, dañando al ecosistema y a todxs lxs seres que lo componen, humanxs y no-humanxs, y no quien se opone a esa devastación con las palabras y los hechos!

———————————

Comunicado de Lucio Alberti

De unas frases, robadas a mi voz, se ha querido deducir de todo y más, se han resaltado o rebajado varios pasajes, de acuerdo a las necesidades de la acusación. Si tomo la palabra hoy es porque quiero reafirmar lo que es la realidad.

Yo estaba. Esa bellísima noche de mayo me encaminé por los senderos de Val di Susa decidido a sabotear las obras del TAV en Chiomonte.

Decidí atacar la maquinaria sin poner en peligro la incolumidad de quien, encima, esa maquinaria maniobra o defiende.

Esa noche los hechos expresaron las intenciones, y el valor del acto permitió superar cualquier miedo. El miedo difuso, el terror que nos es impuesto masivamente, para mí son barreras a abatir. Son armas que el Estado, el poder, usan para mantener el control y paralizar a quien se presenta en conflicto con él.

Por eso no pueden ser mis instrumentos revolucionarios. De aquello que he hecho y de aquello que he dicho estoy listo a responder, consciente de que lo que empuja a mi corazón y mi mano es demasiado grande para quedarse entre los muros de esta sala o entre las comas del código penal.

Lucio, 23/4/2015

———————————

Comunicado de Francesco Sala

En esta sede se me dirigen esencialmente tres preguntas a las que he decidido responder:

1- ¿Estabas allí esa noche?
2 – ¿Qué sucedió?
3 – ¿Y por qué lo habrías hecho?

A la primera pregunta se puede responder con un simple sí, yo también estaba. Pero aunque no hubiese estado poco cambiaría dado que he manifestado mi apoyo a ese sabotaje como a muchos otros.

La segunda sin embargo se responde por sí misma, y puedo sólo reafirmar que se había elegido dañar las obras, cosa que ocurrió, más sin herir a nadie, cosa que efectivamente no ocurrió. Esta es, más allá de toda manipulación, la simple realidad de los hechos.

Pero el tercer interrogante, mucho más interesante, se propone comprender cuál fué el razonamiento de las personas que participaron en el sabotaje.

La fiscalía da su teoría que, ojeando los papeles, se puede resumir más o menos así:

“Los imputados, de carácter violento y que únicamente conocen el lenguaje de la violencia, pertenecientes a un movimiento de oposición de pocos cientos de personas y en cualquier caso ajenas al Valle, con técnicas militares llevaron a cabo una acción criminal y descerebrada guiados por el rencor y el hastío que ellos nutren respecto a obreros, policías y Carabinieri. Un verdadero y auténtico acto de guerra, punitivo contra nuestro Estado y su política económica.”

Aquí se sobrepasan prepotentemente las fronteras de lo jurídico para entrar con paso firme en el campo de la valoración política.

Y es por lo tanto en esos términos como responderé; repitiendo aquí lo que sostuve con fuerza durante los muchos debates desarrollados en los momentos de solidaridad con los compañeros que nos han precedido en prisión.

El terror, el miedo y el pánico indiscriminado son instrumentos que no vienen en mi caja de herramientas.

Estos sentimientos, alimentados, provocados o creados con artimañas a lo largo de la historia desde siempre han favorecido a las facciones que querían conquistar o consolidar su poder en sentido autoritario y totalitario. Una persona o un pueblo aterrorizados están desmotivados, asustados, exasperados por miedos emotivos que los empujan a buscar protección ante sus angustias más primarias.

Consecuentemente fáciles presas de quien aspira al dominio jugando con los miedos más instintivos de las personas, la palanca de semejantes emociones es el último recurso de los poderosos que siempre la han utilizado con el fin de reforzarse y acallar la disidencia con todos los medios a su disposición, hace años seguro que más cruentos, a día de hoy por contra parecen bastar masivas campañas mediáticas donde las palabras se distorsionan hasta que pierden su significado con tal de adaptarse al útil espantajo social del momento.

Mi acusación describe la Historia de los Estados y de los poderosos, la devuelvo entonces a quien la ha formulado.

Lo que me empujó fue la voluntad de actuar contra el desesperante, único sentimiento de resignación y apatía de quien cree que nada puede cambiar, que todo está ya decidido y planificado. Sentimiento asaz radicado en este País, pero no en el movimiento que ha decidido presentar un tajante ¡NO! a una devastadora idea de futuro, y es por ello que elegí apoyarlo, desde el primer encuentro, con esxs mujeres y hombre que lo componen.

Fue por lo tanto descarada alegría dirigida a superar su sofocante presente, éste sí destructivo y coercitivo hacia el ambiente, las personas y sus afectos.

De eso yo respondo, con plena consciencia.

Francesco Sala, 23/4/2015.

NO-TAV

This entry was posted in Acciones, Noticias, Noticias y comunicados, Presxs, Presxs NO-TAV diciembre 2013, Presxs Turín 3 de Junio and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.