Texto de la compañera Kara Wild, presa anarquista trans acusada de incendiar un coche de policía durante unos disturbios contra la Loi du Travail en París

Hagamos memoria antes de nada…

Mañana hará un año desde que el 18 de mayo de 2016, una manifestación contra la reforma laboral del gobierno de Hollande, denominada Ley del Trabajo (o Loi du Travail) y también conocida como Ley El-Khomri (por los apellidos de Myriam El-Khomri, la escoria miserable que la impulsó), recorrió las calles de París. Durante esa manifestación se produjeron tanto acciones de sabotaje contra sucursales bancarias y otros objetivos como enfrentamientos con la policía, y en uno de esos choques, un coche de policía que había quedado atrapado fue atacado por un grupo de manifestantes que tras romper la luna trasera, introdujeron por el agujero una bengala encendida, prendiendo fuego a toda la tapicería e incendiando el coche.

Días después, el 28 de mayo de 2016, al concluír otra manifestación, Kara Wild, una joven anarquista, feminista y transgénero, es detenida y acusada de ser quien incendió el coche de los maderos. A pesar de que los vídeos muestran muy brevemente a una persona con el rostro totalmente cubierto cuyos rasgos no se distinguen, y a pesar de que no existen pruebas reales que incriminen a Kara (aunque la verdad es que a nosotres nos da exactamente igual si es o no la responsable de los hechos que se le imputan), se decreta su ingreso en prisión preventiva a la espera de juicio, con acusaciones muy graves pesando sobre ella (intento de homicidio voluntario de una persona que ocupa cargos públicos, destrucción de bienes, violencia en grupo y participación en un grupo armado enmascarado). Kara es enviada a una cárcel de hombres (a pesar de que es una mujer trans) donde le niegan constantemente el acceso a los tratamientos hormonales que estaba realizando. Además, le niegan el acceso a la posibilidad de salir bajo fianza alegando que, debido a su origen estadounidense, existiría un alto riesgo de fuga.

Hoy, un año después, la compañera sigue presa y sometida a la transfobia vengativa del Estado francés, afrontando una triple condena (por luchadora y activista, por mujer y por transgénero). A continuación, sigue un comunicado suyo hecho público recientemente y traducido por Free Collective.

———————

Breve declaración

Me gustaría decir que no estoy de acuerdo con las declaraciones que hice ante la jueza. No romperé con nuestros principios sólo por miedo.

En el «juicio» no pienso decir nada de acuerdo con mis principios. Yo soy, he sido durante muchos años, y espero ser siempre, una anarquista. Tengo los mismos principios y valores que tenía antes de ser arrestada, y tampoco los he cuestionado.

Es importante para mí ser solidaria con Krème. Es mi amiga que nunca conocí. Estoy tan profundamente agradecida por el apoyo que he recibido en forma de libros, cartas, dinero y energía positiva. Estaría muerta sin ella.

“- ¡No, primero sentencia, después el juicio! -replicó la reina de corazones.”

  • Alicia en el país de las Maravillas

Kara W.

No más leyes No más mentiras
No más jaulas No más líderes
No más ataúdes

Con las brujas, con los lobos, con las ballenas.

Para escribir a Kara Wild:

Kara (David Brault) 428682, MAH de Fleury Mérogis, 7 avenue des peupliers, 91705 Fleury Mérogis. Francia.

This entry was posted in Kara Wild, Noticias, Noticias y comunicados, Presxs and tagged , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.